Johnny Depp declara que Amber Heard le dejó un ojo morado en su luna de miel

“La señora Heard me golpeó”, asegura el actor, que proclama que nunca agredió a su exmujer

Johnny Depp, durante su declaración de este miércoles en el juicio contra Amber Heard.Foto: EVELYN HOCKSTEIN / POOL (EFE) | Vídeo: REUTERS

Luna de miel de pesadilla es una película de 1974 de la Metro-Goldwyn-Mayer. El título también se podría aplicar al viaje de recién casados de Johnny Depp y Amber Heard. Mientras viajaban en el Orient Express, tren de resonancias cinematográficas, el actor estuvo a punto de estrangularla y ella le dejó un ojo morado. Eso es, al menos, lo que han declarado en un juicio en que ninguno de los dos está saliendo muy bien parado. Como de su relación, por lo que se ve.

Este miércoles fue Depp el que subió de nuevo al estrado. Llegó al juzgado de Fairfax entre gritos de apoyo de sus seguidores, alguno disfrazado del pirata Jack Sparrow, uno de sus personajes icónicos. Escuchó la declaración exculpatoria de Kate Moss, antigua novia, y un rato después fue llamado a declarar. El protagonista de Piratas del Caribe iba este miércoles vestido con traje oscuro con chaleco, camisa azul y corbata estampada. Llevaba sus anillos y pendientes habituales, su coleta y unas gafas redondas con cristales ahumados.

Su declaración iba destinada a refutar y contrarrestar la realizada por su exmujer. Él ya había sido el primero en intervenir en el juicio, asegurando que nunca había golpeado a una mujer y que en su matrimonio él había sido la víctima. Pero luego Heard le había acusado de golpearla e incluso de violarla con una botella. No hay posibilidad de reconciliar las dos versiones. Como mínimo uno de los dos miente. Depp subió ayer al estrado a convencer al jurado de que el que dice la verdad es él.

Fotografía de Johnny Depp y Amber Heard con empleados del Orient Express, durante su luna de miel, aportada como prueba y en la que el actor afirma que se aprecia que tenía el ojo morado por un golpe de su exmujer.
Fotografía de Johnny Depp y Amber Heard con empleados del Orient Express, durante su luna de miel, aportada como prueba y en la que el actor afirma que se aprecia que tenía el ojo morado por un golpe de su exmujer. EVELYN HOCKSTEIN / POOL (EFE)

Al tribunal se le mostraron varias imágenes de Depp con Heard en su luna de miel, en las que aparece con un ojo morado, con lo que Depp describió como “un pequeño moratón”. Cuando se le preguntó cómo se había hecho la herida que aparece en una foto en el vagón restaurante del Orient Express en la que posan ambos junto a cocineros del tren, Depp, tras un circunloquio inicial que fue interrumpido por el abogado de la actriz, volvió a formular su respuesta: “La señora Heard me golpeó. ¿Mejor así?”.

“Había momentos en los que era muy agradable, muy bonito”, dijo sobre el viaje de su luna de miel en el tren. “Y luego había momentos en los que algo se había vuelto insatisfactorio para ella, y empezaba a despotricar”, ha explicado el actor.

La versión contrasta con la que dio la actriz la semana pasada al declarar sobre el mismo viaje: “Era un coche cama pequeño y estrecho, y había dos camas, una a cada lado. Me tenía contra la pared mientras él estaba de pie en el suelo, entre las camas, y yo estaba en la cama medio de rodillas, medio de pie, tratando de quitarme sus brazos de mi cuello. Y me apretó el cuello contra el vagón durante lo que me pareció un tiempo muy largo”. Dijo que tuvo miedo de que Depp la matara accidentalmente.

Amber Heard, durante la sesión del juicio de este miércoles.
Amber Heard, durante la sesión del juicio de este miércoles. EVELYN HOCKSTEIN / POOL (EFE)

Las versiones son igual de contrapuestas en el episodio de la botella. Mientras él dice que perdió la punta de un dedo porque ella se la lanzó, la actriz sostiene que su marido no se hirió con ninguna botella y que, al contrario, la violó a ella con una.

Pero más allá de insistir cada uno en sus versiones de los hechos, Depp hizo ayer un aparentemente sentido alegato sobre su sinceridad.

“Es una locura escuchar las atroces acusaciones de violencia, de violencia sexual, que ella me atribuye, de las que me acusa”, ha señalado Depp. “No creo que a nadie le guste tener que abrirse en canal y decir la verdad, pero hay momentos en los que uno simplemente tiene que hacerlo porque la cosa se ha ido fuera de control. Horrible. Ridículo. Humillante. Lúdico. Doloroso. Salvaje. Inimaginablemente brutal. Cruel. Y todo falso. Todo falso. Ningún ser humano es perfecto, pero nunca he cometido agresiones sexuales o abusos físicos”, dijo ante la atenta mirada de su exmujer, a solo unos metros de distancia. “Esto no es fácil para ninguno de nosotros, lo sé, pero no importa lo que pase. He llegado hasta aquí y he dicho la verdad”, concluyó.

Ni siquiera las fotografías que usan una y otra parte son pruebas convincentes. En el juicio se ha sugerido que tanto las que muestran señales en la cara de Depp como en la de Heard pueden estar manipuladas, alteradas digitalmente o no corresponderse con agresiones.

Johnny Depp demandó a Amber Heard por un artículo que publicó en The Washington Post en diciembre de 2018. En él, Heard se definía a sí misma como una figura pública que representa el abuso doméstico, sin citar expresamente a su exmarido. Depp reclama 50 millones de dólares a su exmujer. La actriz contraatacó con una reclamación de 100 millones de dólares al actor. Ambos creen que sus carreras se vieron perjudicadas por culpa de la otra persona. El juicio se celebra en el condado de Fairfax (Virginia) porque es donde están las rotativas del periódico.

Se espera que la vista oral del juicio acabe este viernes con la exposición de las conclusiones de las partes. Luego el jurado se retirará a deliberar y llegará a un veredicto. Pero no será una sentencia firme. Ya hay expertos legales que anticipan un recurso de la parte perdedora o incluso de las dos. Y pueden llegar a cuestionar incluso que el juicio se haya celebrado en el juzgado adecuado. Todo podría tener que volver a empezar en California, donde ambos residen. El tiempo y los jueces lo dirán.

Suscríbase aquí a la ‘newsletter’ de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región.

Sobre la firma

Miguel Jiménez

Corresponsal jefe de EL PAÍS en Estados Unidos. Ha desarrollado su carrera en EL PAÍS, donde ha sido redactor jefe de Economía y Negocios, subdirector y director adjunto y en el diario económico Cinco Días, del que fue director.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS