La crisis del coronavirus

Una de cada 666 personas con la pauta completa de la vacuna contrae el virus

Los positivos con el test de antígenos que se venderán en farmacias deberán confirmar la infección con una PCR

Una farmacéutica toma la temperatura a una mujer antes de realizarle un test de antígenos en una farmacia de Madrid (España), en febrero.
Una farmacéutica toma la temperatura a una mujer antes de realizarle un test de antígenos en una farmacia de Madrid (España), en febrero.Jesús Hellín / Europa Press

Un total de 26.125 personas que habían recibido la pauta completa de la vacuna frente al coronavirus ha contraído la infección en España. Esta cifra supone el 0,15% de los inmunizados, , según ha informado esta tarde la ministra de Sanidad, Carolina Darias en su comparecencia tras el Consejo Interterritorial de Sanidad.

Sanidad y las comunidades han acordado en la reunión que las personas que adquieran en una farmacia un test de autodiagnóstico de antígenos —cuya venta sin receta prevé aprobar el Gobierno la próxima semana— y obtengan un resultado positivo deberán confirmar que son portadores del coronavirus con una PCR realizada en la red pública sanitaria. El coste de los test no será financiado por la sanidad pública, aunque Darias ha afirmado que será “asequible”.

Las Administraciones están trabajando a toda prisa con el sector farmacéutico para acabar la guía que deberá marcar los pasos a seguir por los pacientes, cuyo positivo será considerado solo como “un posible caso” hasta la realización de la PCR. Todavía no está decidido si van a quedar registradas las pruebas realizadas con test adquiridos en farmacia, según han confirmado fuentes conocedoras del contenido de la reunión.


Más información


Este ha sido uno de los principales puntos tratados en el Consejo, que también ha analizado la delicada situación epidemiológica causada por la quinta ola. La rápida propagación de la variante delta, especialmente entre la población joven aún no vacunada, ha sorprendido a varias comunidades que no habían dudado en acelerar la desescalada y la vuelta a la actividad del ocio nocturno y los festivales musicales.

Preocupa especialmente la situación en dos comunidades, ambas con una fuerte presión hospitalaria que ha obligado a reabrir plazas de cuidados intensivos ya cerradas. La primera es Cataluña cuya incidencia ha vuelto a subir y se sitúa en 1.068 casos por 100.000 habitantes a 14 días, 54 más que ayer. La otra es Castilla y León, con una incidencia de 779 casos (66 más). La incidencia en toda España es de 469 casos por 100.000 habitantes, 33 más que el martes.

También que la gran cantidad de casos entre personas jóvenes provoque casos graves o muy graves entre este grupo. “No lo podemos descartar”, ha apuntado la ministra.

Pese a la mala situación, los responsables de Sanidad confían que el impulso de la quinta ola ya esté remitiendo y que la tendencia sea a la estabilización, aunque con amplias diferencias entre comunidades. Darias ha recalcado que doblegar la curva requerirá “medidas y tiempo” para que estas tengan efecto. “Estamos convencidos de que lo volveremos a hacer”, ha añadido en referencia a lo ocurrido en las anteriores olas.

El Consejo también ha discutido la previsión de recepción de vacunas. Las noticias en este punto son buenas, ya que se prevé un importante incremento de las llegadas (casi el doble que las actuales). Esto permitirá completar las segundas dosis de los grupos actualmente abiertos y acelerar la vacunación de los veinteañeros y los adolescentes. También flexibilizar algunas medidas y que las comunidades puedan vacunar a residentes en otras partes de España y luego ser compensadas por ello con las dosis gastadas.

Más retrasado va el certificado de vacunación, donde aún queda mucho por acordar y desarrollar. Dos ejemplos son los sistemas de información de los laboratorios diagnósticos y las vacunas para que todas las comunidades puedan emitir los certificados independientemente de dónde haya sido vacunada una persona.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50