Anticonceptivos

Los falsos mitos de la píldora poscoital: ni es abortiva ni afecta a la fertilidad

Una reciente encuesta de una de las principales farmacéuticas del sector advierte de la gran desinformación que existe en España sobre este método de anticoncepción de urgencia

Una mujer se toma la píldora del día después, en una imagen de archivo.
Una mujer se toma la píldora del día después, en una imagen de archivo.Carlos Rosillo

Las falsas creencias sobre la anticoncepción todavía se encuentran muy asentadas en el imaginario de la población española. Seis de cada 10 mujeres creen que la píldora poscoital puede provocar infertilidad si se usa muchas veces, a pesar de que no hay evidencias que lo demuestren, y cerca de cuatro piensan que es abortiva. De hecho, más de la mitad (54,5%) considera que solo se puede tomar durante las 24 horas que preceden a una relación sexual de riesgo, cuando en realidad ese tiempo es simplemente el periodo en el que es más efectiva, hasta un máximo de 120 horas. Y una cuarta parte considera de forma errónea que solo se puede tomar en tres ocasiones a lo largo de la vida.

Son algunos de los resultados de la Encuesta sobre Salud Sexual de la Mujer, presentada este lunes y que ha sido realizada por la empresa demoscópica 40dB, en colaboración con la farmacéutica HRA Pharma, líder en Europa en la venta de anticoncepción de urgencia. A principios de los años ochenta, el uso de este tratamiento de hormonas adquirió la fama de provocar toda una bomba de síntomas, como vómitos o que se adelantara la menstruación al día siguiente. Sin embargo, el director médico de la HRA Pharma, Guillermo Sellers, asegura que la medicina ha avanzado mucho desde entonces: “La creencia es tan fuerte que hay personas que temen que no les ha hecho efecto porque no han tenido síntomas secundarios, pero solo ocurre en el 20% de los casos y, además, suelen ser muy leves”.

Esto no quiere decir que el uso de este método pueda sustituir otros anticonceptivos habituales como el preservativo o la píldora diaria, el DIU, el anillo vaginal o el parche anticonceptivo, si no que está reservada para casos de urgencia porque ha fallado alguno de estos. “Es una segunda oportunidad para cuando todos los métodos anticonceptivos han fallado”, ha explicado Sellers en un encuentro con medios. Desde 2009, la unidad de este producto puede adquirirse por entre 20 y 30 euros sin necesidad de receta en cualquier farmacia, aunque también sin coste alguno en centros de planificación familiar y hospitales de determinadas comunidades autónomas. Sellers ha remarcado además que, aunque los resultados del estudio recojan las respuestas de 2.235 mujeres de entre 16 y 35 años, “el embarazo no deseado es un problema social, por lo que ambas partes de la pareja deben estar implicadas e informadas”.

Precisamente, muchos de estos mitos tienen su origen en la base. Más de la mitad de las mujeres (56%) no sabe cómo funciona este método, es decir, mediante un retraso en la ovulación. Por tanto, en ningún momento se produce la interrupción del embarazo. Si una mujer toma la pastilla cuando su óvulo ya ha sido fecundado, esta no tendrá ningún efecto. Durante la presentación la periodista especializada en igualdad Mayte Antona ha incidido en que se trata de un problema de educación sexual. “Comprender nuestro cuerpo y la prevención es tan importante como las matemáticas. Muchas jóvenes no saben ni siquiera cómo funciona su ciclo menstrual, casi el 35%”, ha señalado. La encuesta así lo refleja. Casi cuatro de cada 10 mujeres no ha recibido este tipo de enseñanzas en el instituto, y de las que la han recibido, el 66% afirma que sólo reciben una clase al año o incluso menos, y el 38% cree que esta es inútil o está desactualizada.

El sentimiento de culpa suele ser bastante frecuente en las consultas sobre este tema que la secretaría de la Asociación Española de Sexología, Carmela Cobo, recibe en sus redes sociales. A muchas mujeres les pesa el remordimiento de haber sido irresponsables, algunas incluso prefieren comprar la pastilla en farmacias lejanas a su barrio debido a la vergüenza. “Aquí la información es clave para dar tranquilidad: entender que no es abortiva, sino que simplemente va a modificar tu ritmo hormonal y por eso a lo mejor tu periodo llega diferente o con una semana de retraso”, aclara la experta en sexología. “En ningún caso debe considerarse un anticonceptivo habitual, pero somos humanos, todos tenemos accidentes y no es culpa de nadie”.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50