La crisis del coronavirus

El cofundador de BioNTech asegura que será necesaria una tercera dosis de su vacuna

La fórmula de la empresa alemana y Pfizer necesitará otro recuerdo a los nueve meses y probablemente cada año o año y medio

Ugur Sahin, consejero delegado de BioNTech, durante una entrevista a finales del año pasado. En vídeo, sus declaraciones este miércoles en un encuentro virtual con corresponsales extranjeros en Alemania.FOTO: picture alliance | VÍDEO: Reuters

La vacuna de BioNTech y Pfizer necesitará una tercera dosis a los nueve meses o como máximo al año de la segunda, ha asegurado este miércoles Ugur Sahin, cofundador de la empresa alemana BioNTech, para volver a aumentar la protección frente al coronavirus. El científico ha explicado durante un encuentro virtual con corresponsales extranjeros en Alemania que los estudios más recientes muestran que la inmunidad desciende con el paso de los meses y que será necesario reactivarla con una tercera dosis, y probablemente con dosis sucesivas cada año o año y medio. Es algo similar a lo que ocurre con la gripe estacional.

La inmunización de BioNTech y Pfizer es la primera aprobada para uso comercial que usa ARN mensajero (al igual que la de Moderna), una especie de instrucciones con las que se fabrica una proteína que provoca la respuesta inmunitaria. Actualmente se administra en dos dosis, separadas por 21 días. Sahin ha asegurado que según los ensayos clínicos, con 40.000 participantes, esta pauta otorga una protección del 95%. En condiciones reales, ha añadido, refiriéndose al caso de Israel, donde ya hay más de cinco millones de personas vacunadas, el porcentaje es incluso superior, de un 96 o 97%.

Los estudios de las compañías muestran que pasados seis meses la protección ya no es del 95% sino del 91% y tienen datos que indican que a los ocho meses la presencia de anticuerpos es menor. “Necesitaremos una tercera dosis”, ha dicho Sahin, “para aumentar la inmunidad de nuevo y situarla cerca del 100%”. El consejero delegado de Pfizer, el socio estadounidense de la compañía alemana que desarrolló la fórmula, adelantó hace dos semanas en una entrevista que quizá haría falta una tercera dosis de la vacuna. Albert Bourla dijo que “probablemente sea necesaria en algún punto entre los seis y los 12 meses [después de la segunda]. Y, a partir de ahí, habrá una vacunación anual, pero todo esto tendrá que confirmarse”.

Una persona recibe la primera dosis de la vacuna de Pfizer contra la  covid este martes en Getafe (Madrid).
Una persona recibe la primera dosis de la vacuna de Pfizer contra la covid este martes en Getafe (Madrid).Marta Fernández Jara / Europa Press

El fármaco de Pfizer y BioNTech es la gran apuesta de la Unión Europea, tras los problemas de suministro de AstraZeneca y las limitaciones etarias en su uso por casos muy infrecuentes de trombos. La Comisión anunció hace dos semanas una remesa extra de 50 millones de dosis de este laboratorio hasta junio y negocia para adquirir hasta 1.800 millones en los próximos años. Hasta entonces, Bruselas había acordado la compra de hasta 600 millones de pinchazos de esta firma. “Ha demostrado ser un socio fiable”, dijo la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. “Ha cumplido sus compromisos y responde a nuestras necesidades”. Hasta este miércoles, se han entregado 100 millones de dosis de Pfizer-BioNTech a los países de la Unión Europea, 12 millones a España. Las inmunizaciones de esta compañía representan dos tercios del total que ha recibido la UE.

Efectividad contra la variante india

Sobre la variante india, la que más preocupa actualmente en el mundo por la desesperada situación que vive el subcontinente, Sahin ha dicho que confía en que su vacuna también sea efectiva y confiera inmunidad. El científico, fundador del laboratorio junto con su mujer, la también doctora Özlem Türeci, aseguró que todavía se están haciendo pruebas pero que esperan que también funcione. La variante india tiene la particularidad de que combina dos mutaciones ya vistas antes en otras variantes, la brasileña y la californiana, de ahí que se la conozca como la variante de la doble mutación. “Ya hemos estudiado esas dos mutaciones y nuestra vacuna ha funcionado con ambas, algo que nos da confianza”, ha comentado.

El cofundador de BioNTech habló también acerca del debate sobre la suspensión de las patentes durante la pandemia. En su opinión, liberar la propiedad intelectual de las fórmulas no conseguiría aumentar la producción. La mejor solución, ha opinado, sería otorgar licencias de producción a terceras empresas con capacidad de fabricar las dosis. La vacuna, ha subrayado, no es fácil de producir y tiene que garantizarse exactamente la misma fórmula y calidad en todos los lotes que se repartan por el mundo. Su empresa se está planteando cómo ceder estas licencias de producción a laboratorios especializados, algo que podría suceder a finales de este año, adelantó.


Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50