El mensaje de 82 sociedades científicas a los políticos: “No paren la vacunación y acuerden las medidas de control”

Las asociaciones firmantes agrupan a 200.000 profesionales. El segundo congreso nacional sobre la covid-19 pide que la inmunización quede fuera del debate partidario

Vacunación en el frontón Lakua de Vitoria (Álava), a primeros de abril.
Vacunación en el frontón Lakua de Vitoria (Álava), a primeros de abril.Lino Rico

Un total de 82 sociedades científico-médicas que agrupan a 200.000 científicos de España tienen un mensaje para el presidente del Gobierno y los 17 máximos mandatarios autonómicos: “No paren la vacunación y pónganse de acuerdo en las medidas para el control de la pandemia”. Esa frase encabeza un manifiesto con 11 demandas consensuadas por estas organizaciones en el segundo Congreso Nacional Multidisciplinar Covid-19 de las Sociedades Científicas de España.

Más información
14/04/21. (DVD 1049) Vicente Larraga, investigador experto en vacunas, en su laboratorio del CSIC. Jaime Villanueva.
“La gente toma fármacos mucho más peligrosos que las vacunas con una fruición que les falta mojar pan”
“En salud ustedes mandan, pero no saben”: los científicos piden decisiones basadas en la evidencia

Las principales líneas del manifiesto inciden en la importancia de que se vacune a la mayor parte de la ciudadanía y en la acción coordinada entre instituciones y basada en criterios científicos. Carlos Jiménez-Ruiz, presidente del congreso y de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ), sintetiza el resto: “Queremos poner en valor las herramientas de la ciencia y la investigación que son las que nos permitirán terminar con esta pandemia. Pedimos una apuesta clara para el incremento en recursos humanos y materiales de estas dos disciplinas. Por último, pero no menos importante, apostamos por que haya fortalecimiento de sistema nacional de salud como medida imprescindible para controlar la pandemia, para lo cual pedimos más recursos humanos y materiales”.

El llamamiento se produce a las puertas del fin del estado de alarma y en mitad de un proceso de vacunación que está topándose con algunas discrepancias entre los gobiernos sobre a qué grupos de edad aplicar determinadas vacunas.

Sus responsables, sin embargo, evitan señalar medidas concretas y enfocar su mensaje sobre si se debería aplicar una u otra inyección. Jiménez-Ruiz insiste en que su labor como sociedades es generar evidencia científica y ponerla a disposición de los políticos, que son quienes tienen que tomar las decisiones. “Lo que reclamamos es que se basen en esta evidencia”, insiste. No se pronuncia si la vacunación con AstraZeneca debería extenderse a personas de edades fuera de la franja de 60 a 69, como reclama la Comunidad de Madrid o Andalucía. “Los datos que tenemos indican que hay un buen elenco de vacunas que deben ser aplicadas según la evidencia que tenemos de ellas”. También prefiere no referirse a medidas concretas tras el estado de alarma ni a cuáles se deberían aplicar ahora: “Lo que pedimos es coordinación y un mensaje coherente”.

En el primer congreso participaron 55 sociedades. Allá por octubre de 2020, sin estado de alarma y en pleno enfrentamiento entre el Gobierno central y el madrileño sobre qué restricciones aplicar, dieron un golpe en la mesa: “Acepten, de una vez, que para enfrentarse a esta pandemia las decisiones dominantes deben basarse en la mejor evidencia científica disponible, desligada por completo del continuo enfrentamiento político”. A este manifiesto se suman 27 sociedades más. Aunque están muchas de las más importantes y representativas, faltan algunas. No firman, por ejemplo, la Sociedad Española de Salud Pública ni la de Epidemiología, según sus portavoces, porque no han sido invitadas.

Las 11 demandas del segundo congreso nacional covid-19

1. A los ciudadanos, nuestro mensaje es: vacúnense. A los políticos: vacúnenlos. La vacunación debe quedar fuera del debate político y no debe suspenderse sin atender a criterios puramente científicos ni de forma impulsiva.

 

2. Coordinen territorialmente sus actuaciones y también sus mensajes. Lleguen a un acuerdo rápido y definitivo para garantizar el control de la pandemia cuando llegue a su fin el estado de alarma.

 

3. La sociedad pide transparencia. Y la transparencia supone contar a la sociedad las nuevas evidencias que se van obteniendo. Pero corresponde a los expertos, y no a los políticos, traducir estos hallazgos científicos en recomendaciones sanitarias.

 

4. Sigamos aprendiendo. Sobre el propio virus y también sobre las vacunas. Sobre la inmunidad frente a las variantes. Sobre su capacidad para detener la transmisión de la infección. Sobre la inmunidad cruzada en determinadas poblaciones. Sobre la continuidad de los síntomas y el llamado covid persistente.

 

5. Para ello, apuesten por la investigación, es decir, dedíquenle un presupuesto adecuado. A la ciencia se le apoya con recursos, no con retórica.

 

6. Conviertan la Salud Pública en el centro de todas sus políticas. Si la salud es lo primero, seamos consecuentes. Prevenir es mucho mejor que curar.

 

7. Valoremos y reforcemos las innovaciones que se han logrado, también a nivel de gestión sanitaria. Potenciemos las nuevas modalidades asistenciales y la telemedicina donde y cuando sea viable.

 

8. Aprovechemos la cultura de colaboración que se ha creado entre todas las profesiones sanitarias y especialidades médicas para prestar una mejor atención al paciente y una investigación científica más multidisciplinar.

9. Doten a la Atención Primaria y Hospitalaria de los recursos adecuados, sobre todo humanos. Subsanen las deficiencias laborales crónicas del Sistema Nacional de Salud. Como pasa con la ciencia, por la sanidad se apuesta con inversión.

 

10. Hagan lo posible por que se les pueda brindar una atención integral a los pacientes covid 19, tanto en asistencia hospitalaria como en ambulatoria, actuando frente a las secuelas, físicas o psíquicas, que puedan derivarse y ayudando a los pacientes que han superado la fase aguda a una recuperación completa.

 

11. Luchemos contra la infodemia. Evitemos usar los mensajes públicos sobre sanidad como ariete político, en lugar de como herramienta de prevención, información y sensibilización social.

Sobre la firma

Pablo Linde

Empezó a escribir sobre el coronavirus prácticamente cuando se descubrió y desde entonces se ha dedicado a cubrir la pandemia. Comenzó a publicar en EL PAÍS en 2007, centrado en asuntos relacionados con la sanidad y la salud, lo que le ha valido ganar varios premios nacionales, como el Prismas de divulgación científica o el Boehringer de medicina.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS