La crisis del coronavirus

El obispo de Cartagena se vacunó del coronavirus haciéndose pasar por capellán de una residencia

Varios miembros de la cúpula de la Iglesia murciana también fueron inmunizados saltándose el protocolo. La fiscalía abre una investigación

El obispo de la Diócesis de Cartagena, José Manuel Lorca Planes, durante un rueda de prensa en marzo de 2020.
El obispo de la Diócesis de Cartagena, José Manuel Lorca Planes, durante un rueda de prensa en marzo de 2020.Edu Botella / Europa Press

José Manuel Lorca Planes, obispo de Cartagena, y otros miembros de la cúpula de la Iglesia murciana se vacunaron de la covid el 19 de enero en la residencia de ancianos Hogar de Betania. Al no pertenecer a ningún grupo al que le correspondiese según el protocolo de vacunación, se les incluyó como capellanes del centro en el listado enviado a la Consejería de Salud, según publica este miércoles el diario La Opinión de Murcia. Junto a Lorca Planes, recibieron el pinchazo su secretario personal, Maximiliano Caballero; el obispo auxiliar, Sebastián Chico; el antiguo arzobispo de Burgos, Francisco Gil Hellín, y el canónigo de la catedral de Murcia, Tomás Cascales. La Fiscalía investiga si estos hechos constituyen algún delito.

En días previos a la vacunación, el obispo “rellenó el consentimiento necesario para que la Consejería de Salud autorizase su vacunación”, según explicó la Diócesis de Cartagena en un comunicado emitido el lunes. Desde la Consejería de Salud, aclaran que cada residencia o centro sociosanitario introduce en un programa informático un listado con los profesionales y residentes para su vacunación, y que no es el Servicio Murciano de Salud el que los cita, sino las residencias, que administran el fármaco en sus propios centros.

Cuando el obispo firmó el consentimiento para su vacunación el 2 de enero, no figuraba como trabajador en la residencia Hogar de Betania, en Murcia, que depende de la diócesis. Sin embargo, en el listado enviado a Salud, Lorca Planes aparece como capellán de la residencia, según La Opinión de Murcia. También los otros eclesiásticos vacunados irregularmente figuran como trabajadores del centro. Los capellanes de hospitales y residencias sí están incluidos como personal de primera línea en el protocolo de vacunación.

En un comunicado emitido este miércoles, Lorca Planes pide disculpas y asegura que no supo “calcular las consecuencias” de este acto, porque, de saberlas, “no lo habría hecho”. “Estoy verdaderamente dolido por dentro y lamento esta situación. Les pido perdón”, ha afirmado el obispo de Cartagena, que ha señalado que accedió a vacunarse después de que se lo propusieran como una forma de “animar a la gente y que diera el paso para aceptar la vacuna”. Asimismo, ha rectificado al anunciar que “probablemente” recibirá la segunda dosis. En este sentido, ha asegurado que en un principio manifestó que no se inmunizaría. “Pero se me ha recomendado que lo haga, porque se perdería la primera y el daño sería más complicado. Así que cuando me corresponda y se me diga, probablemente lo haré”, ha añadido al respecto.

El portavoz del Comité de Seguimiento de la covid-19 en la Región de Murcia, Jaime Pérez, anunció que la consejería investigará la vacunación del obispo y del resto de eclesiásticos, y recalcó que desde Salud no se hacen responsables de la actuación de la residencia.

El PSOE de la Región de Murcia entregaba este martes a la Fiscalía Superior una carta anónima de una trabajadora de Hogar de Betania, en la que denunciaba cómo Lorca Planes y varios sacerdotes llegaron a la residencia en varios coches para recibir la vacuna sin corresponderles.

Se trata del segundo caso conocido de violación del protocolo de vacunación en la Región de Murcia, tras la dimisión del exconsejero de Sanidad, Manuel Villegas, el 20 de enero por haber recibido la vacuna junto con cientos de profesionales de la consejería. El fiscal superior de Murcia, José Luis Díaz Manzanera, ha confirmado a Efe que este miércoles ha recibido la denuncia por la vacunación del prelado y algunos de sus más estrechos colaboradores, que será incorporada a las diligencias que ya instruye por la inmunización de Villegas y de otros funcionarios y altos cargos de Sanidad.

Otros tres obispos, los de Mallorca, Alicante y Tenerife, también se han vacunado irregularmente, al darse de alta como residentes en casas para sacerdotes retirados en las que no vivían realmente.

Más información

Lo más visto en...

Top 50