VIOLENCIA DE GÉNERO

La mujer asesinada por su pareja en Torrejón le denunció el 21 de diciembre y tenía orden de protección

El juzgado concedió al agresor un régimen de visitas para ver a los hijos de ambos, que estaban presentes cuando su padre mató a la madre y se suicidó

Los representantes políticos de Torrejón de Ardoz (Madrid) durante el minuto de silencio este viernes.
Los representantes políticos de Torrejón de Ardoz (Madrid) durante el minuto de silencio este viernes.Ayuntamiento de Torrejón de Ardoz

Ionela C. sí dio la voz de alarma. El pasado 21 de diciembre, al inicio de las vacaciones de Navidad, denunció a su pareja, Costinel, por violencia machista. No era la primera vez que lo hacía. El 22 de diciembre, un juzgado de Torrejón de Ardoz (Madrid), donde ambos residían, decretó una orden de protección para ella, pero en la misma resolución determinó que él tenía derecho a un régimen de visitas para poder pasar parte de estas fiestas con sus dos hijos. El día de Nochevieja, según la principal hipótesis de la Policía Nacional, el hombre la mató a cuchilladas y después se suicidó. Lo hizo en la casa familiar y delante de los menores, una niña de 10 años y un niño de ocho.

La Policía Nacional investiga lo ocurrido tras encontrar ambos cuerpos sin vida en el domicilio familiar en el municipio madrileño el jueves 31 de diciembre al filo de las seis de la tarde. La principal hipótesis de la investigación apunta a un caso de violencia machista: el hombre acuchilló a la mujer y se quitó la vida. Fueron encontrados tras la llamada de un vecino que escuchó gritos en el interior del domicilio donde residían. El niño y la niña se encontraban muy alterados y fueron atendidos por un equipo de psicólogos de Summa112. Se harán cargo de ellos unos amigos de la madre, explicaron fuentes del Ayuntamiento de Torrejón.

Los niños habían pasado varios días con el padre en función de ese régimen de visitas decretado por el juzgado solo un día después de que ella denunciara que estaba siendo maltratada. El régimen incluía fines de semana alternos y la mitad de las vacaciones para cada uno de ellos. El mismo 31 de diciembre fueron entregados a la madre por una tercera persona. Después, Costinel C. irrumpió en la casa, la mató y se mató. Ella tenía 28 años, él 37. Ambos eran de nacionalidad rumana. No era la primera vez que ella denunciaba a su presunto agresor. Consta al menos una denuncia previa, presentada en 2014.

Ley de la infancia

La delegada del Gobierno contra la Violencia de Género, Victoria Rosell, ha lamentado en declaraciones a EL PAÍS que los juzgados “sigan imponiendo regímenes de visita en favor de los agresores en momentos especialmente críticos para las madres y para los hijos”. El momento de la denuncia es, efectivamente, un momento crítico. Cuando las mujeres dicen que se van o se atreven a denunciar a sus parejas o exparejas —un hecho excepcional que solo se da en uno de cada cinco casos de mujeres asesinadas— se dispara la violencia.

Y aunque hace más de un lustro que se reconoció a los hijos e hijas de maltratadas como víctimas de violencia machista, en 2015, las medidas de protección para los menores se siguen dando a cuentagotas. Según datos del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), la patria potestad solo se suspende en un 3% de los casos de violencia machista. El CGPJ recomendó ya en 2011 cambiar el Código Penal para que fuera obligatorio y no quedara en manos de cada juzgado.

La futura ley de infancia, pendiente de aprobación tras superar la fase de enmiendas, prevé modificar la Ley de Enjuiciamiento Criminal para que sea obligatorio suspender el régimen de visitas cuando exista una orden de protección en vigor y haya indicios de que el menor haya “presenciado, sufrido o convivido” con dicha violencia, salvo que el juez presente una resolución motivada que justifique lo contrario, tras haber evaluado la relación paternofilial. “No se trata de enfrentar el interés de hombres y mujeres, o de padres y madres. Estas medidas se tienen que tomar para proteger el interés superior de la infancia”, ha dicho Rosell.

El delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco, lamentó el caso: “Es terrible terminar el año así. Pondremos todo nuestro interés para acabar con esta lacra”, dijo. El Ayuntamiento de Torrejón ha guardado este viernes un minuto de silencio por Ionela C.

“En el día de hoy todos los torrejoneros tenemos una profunda tristeza y a la vez una gran firmeza para seguir luchando contra esta lacra social que es la violencia de género. Ahora la principal prioridad para este Ayuntamiento son los dos niños que deja huérfanos este repugnante acto de violencia, y nos hemos puesto a disposición de sus familiares para que estén en las mejores condiciones posibles”, ha afirmado el alcalde de Torrejón, Ignacio Vázquez.

Más información

Lo más visto en...

Top 50