Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
ESPECIAL PUBLICIDAD

La economía colaborativa y circular como filosofía de vida

El actual ritmo de la sociedad de consumo repercute de manera directa sobre los recursos del planeta, cada vez más limitados. Ahí entran en juego los ‘marketplaces’ digitales de Adevinta para favorecer una economía colaborativa y circular

El gran desafío global contra el cambio climático ha favorecido que conceptos como la sostenibilidad y el consumo responsable hayan tomado impulso en los últimos años. Los ciudadanos cada vez están más concienciados de la importancia que supone actuar a favor del medio ambiente, aunque sea a través de pequeños gestos cotidianos. Y basan muchas de sus decisiones diarias en este tipo de principios.

Esta nueva conciencia social, unida al uso de las nuevas tecnologías y de Internet, ha favorecido el crecimiento de los marketplaces digitales. Un sector en el que Adevinta Spain, la compañía que opera a través de Fotocasa, habitaclia, InfoJobs, coches.net, motos.net, Milanuncios y vibbo, se sitúa como líder a nivel mundial.

Un claro ejemplo es el crecimiento de las compraventas de objetos de segunda mano entre particulares. Cada día, millones de personas compran y venden artículos reutilizados a través de plataformas digitales de todo el mundo. Y cada vez que lo hacen, ayudan a reducir la huella ambiental y benefician al planeta. En España, el mercado de segunda mano redujo las emisiones de CO2 en 1,7 millones de toneladas en 2018. Es una de las cifras del último estudio El efecto medioambiental de la segunda mano, desarrollado por Milanuncios, la plataforma online con más experiencia en el mercado de segunda mano, en colaboración con el Instituto de Investigación Medioambiental de Suecia.

Los beneficios ambientales no son la única ventaja relacionada directamente con los marketplaces. Alargar la vida de los objetos es una forma activa de promover una economía circular y colaborativa, inspirada en la regla de las tres erres (reducir-reutilizar-reciclar). Una actitud de consumo mucho más inteligente y beneficiosa tanto para el bolsillo doméstico como para la salud del planeta, y alejada del modelo de economía lineal, basado en el concepto de usar y tirar. En este nuevo escenario, los marketplaces digitales se convierten en un espacio indispensable para facilitar a los consumidores la práctica de esta nueva economía.

Además, estas plataformas online establecen conexiones perfectas entre usuarios (compradores y vendedores) que tienen necesidades compatibles. El desarrollo tecnológico que hace posible el funcionamiento de estos mercados virtuales ayuda, precisamente, a acercar a las personas y a crear vínculos más humanos. Esto demuestra que la tecnología bien entendida y bien utilizada puede convertirse en una poderosa aliada de hombres y mujeres, en una sociedad cada vez más digitalizada.

Derribar barreras

Los consumidores que confían en los marketplaces de Adevinta, a través de acciones simples y sencillas, tienen en su mano derribar barreras y hacer que la economía circular se convierta casi en una filosofía de vida. La accesibilidad, transparencia y seguridad que ofrecen este tipo de portales son aspectos muy valorados por sus usuarios, que cada vez apuestan más por estas herramientas.

Esta confianza demuestra un cambio en la mentalidad de los clientes. Se han dado cuenta de que en estos mercados colaborativos, más allá de recuperar parte del dinero invertido en los productos que están a la venta, pueden contribuir a respetar el medio ambiente. Este modelo de compraventa inteligente ha contribuido al imparable crecimiento del negocio de estos mercados online.

Si, además, los valores que defienden estas plataformas (sostenibilidad, economía descarbonizada, bienestar personal…) coinciden con los de los propios consumidores, se crea un vínculo de conexión muy especial que repercute en que la experiencia de compra sea aún más positiva

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >