Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía interroga al cineasta francés Christophe Ruggia por presunto abuso de menores

La actriz Adèle Haenel ha acusado al realizador, que está en detención preventiva, de acoso sexual cuando tenía 13 años

Christophe Ruggia
El realizador francés Christophe Ruggia AFP

El cineasta francés Christophe Ruggia ha sido puesto en detención preventiva este martes para ser interrogado por el presunto abuso sexual contra una menor del que lo acusa la actriz Adèle Haenel, que asegura que el realizador la sometió a un “acoso sexual permanente”, así como a “tocamientos repetidos” cuando era una adolescente de apenas 13 años.

Ruggia se encuentra en las dependencias de la Oficina Central para la represión de las violencias contra las personas (OCRVP) “en el marco de la investigación preliminar abierta el 6 de noviembre de 2019 por cargos de agresión sexual contra un menor de 15 años por parte de una persona con autoridad, así como por acoso sexual”, confirmaron fuentes judiciales, que no precisaron la duración de la detención del director galo.

El Me Too francés se aceleró a finales del año pasado, cuando dos mujeres acusaron a sendos cineastas, el franco-polaco Roman Polanski y Ruggia de violaciones y acoso cuando eran jóvenes, hechos que ambos realizadores niegan.

Unos días antes de que la exactriz y exmodelo Valentine Monnier acusara en el diario Le Parisien a Polanski de haberla violado y golpeado en 1975, Haenel también denunciaba desde Mediapart a Ruggia por haberla acosado y haberle realizado tocamientos entre 2001 y 2004, cuando ella tenía entre 12 y 15 años y él entre 36 y 39.

“Yo me sentaba siempre en el sofá y él delante, en un sillón, después venía al sofá, se me pegaba, me besaba en el cuello, olía mis cabellos, me acariciaba el muslo bajando hacia mi sexo, empezaba a poner la mano bajo mi camiseta y hacia el pecho. Estaba excitado, yo lo rechazaba pero era insuficiente, siempre tenía que cambiarme de sitio”, describió Haenel el acoso al que se vio presuntamente sometida tanto en la casa de Ruggia como en varios festivales internacionales después de rodar el primer filme con el director, Les Diables. Si bien en un principio la actriz, de 31 años y ganadora de dos César, se negó a realizar una denuncia formal, acabó presentado una el 26 de noviembre, después de que la fiscalía abriera una investigación preliminar.

Tras negar inicialmente los hechos, Ruggia acabó reconociendo haber “cometido el error de actuar como Pigmalión con los malentendidos y trabas que esto suscita”, pero a mediados de diciembre, en la revista Marianne achacó la “hostilidad” de la actriz al hecho de que la rechazó para una película.

El realizador, de 54 años, ha sido desde entonces expulsado de la Sociedad de Directores de Cine (SRF) francesa, de la que había sido en varias ocasiones copresidente o vicepresidente. Varias actrices han manifestado su apoyo a Haenel, al igual que la editora Vanessa Springora, cuyo libro recién publicado El Consentimiento, donde relata su relación a mediados de los años 1980, cuando tenía 14 años, con el escritor Gabriel Matzneff, de 50, ante la complacencia de todo su entorno, también ha supuesto un auténtico revulsivo ante la laxitud del mundo intelectual y artístico en materia de abuso de menores. La fiscalía de París también ha abierto una investigación contra el escritor, parte de cuyas obras han sido retiradas por sus editoriales en los pasados días.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información