Estafas

El fiscal eleva la pena para el falso médico de Ferrol y su defensa pide anular las pruebas telefónicas

José Manuel López, Coté, afronta 338 años de cárcel y la denuncia de 129 víctimas de sus tratamientos

José Manuel López Pérez 'Coté', en el banquillo de la Audiencia Provincial de A Coruña.
José Manuel López Pérez 'Coté', en el banquillo de la Audiencia Provincial de A Coruña.Kiko Delgado / EFE

La Fiscalía ha elevado en cuatro años la pena de cárcel solicitada para el falso médico ferrolano José Manuel López Pérez, apodado Coté, en la primera jornada del juicio que arrancó este jueves en la Audiencia Provincial de A Coruña y que se prolongará hasta marzo para escuchar a las 129 víctimas que denunciaron al acusado.

El fiscal considera hiperagravado el delito de estafa, por lo que Coté se enfrenta a total 338 años de prisión. En las cuestiones previas de la sesión, el fiscal ha solicitado que se amplíe la actividad delictiva a diez años antes de su detención en 2008, así como el embargo y comiso de todas sus propiedades. Coté está acusado además de delitos de intrusismo, estafa, falsedad, homicidio por imprudencia y lesiones.

Sin embargo, el abogado del falso médico reclamó la nulidad de las escuchas telefónicas de 2007, alegando que vulneran el derecho del secreto de las comunicaciones. Según el letrado, las pruebas obtenidas no cumplen los requisitos de motivación, proporcionalidad y excepcionalidad porque “no existió una investigación judicial previa” para fundamentar las escuchas.

En base a este criterio, la defensa pidió la nulidad del auto del juez instructor en el que ordenó la intervención del teléfono móvil de Coté y el de la clínica en Ferrol donde pasaba consulta como falso osteópata porque solo se basaba en “noticias de prensa y capturas de pantalla de Internet”, dijo.

Coté y su mujer, también acusada, se han mostrado tranquilos durante la primera sesión, y la comparecencia de ambos está prevista para el jueves de la próxima semana. Estuvieron atentos a la exposición de la defensa que también ha incidido en la falta de justificación del juez para ordenar el registro de la casa de ambos y de la clínica, por lo que en su opinión se ha vulnerado el derecho de inviolabilidad del domicilio.

El abogado de la asociación de víctimas, Rubén Veiga, confirmó que representa a 101 demandantes. También están personados como acusación otras víctimas a título particular, además de la Xunta, Sergas, Colegio de Médicos de A Coruña, Fisioterapeutas de Galicia y el Consejo General de Fisioterapeutas de España.

El falso osteópata de Ferrol, que atendió en su consulta a centenares de pacientes de toda España hasta su detención en 2008, tiene antecedentes por intrusismo profesional y ejerció de médico durante al menos cinco años antes de su detención. El acusado está en libertad provisional después de haber estado en prisión dos veces y salir previo pago de fianzas de casi 40.000 euros.

Los falsos tratamientos y terapias aplicadas por Coté derivaron en la muerte de un hombre y causaron lesiones a decenas de víctimas, pese a “no contar con más estudios que el bachillerato y pese a carecer de las aptitudes mínimas necesarias”, según expone la Fiscalía. Al fallecido le diagnosticó una inflamación de ganglios cuando en realidad tenía cáncer.

La acusación también se dirige contra su mujer por blanqueo de dinero, al ser esta la que controlaba la gerencia de las clínicas de Ferrol y Vivero. El fiscal solicita para ella una condena de 3 años de cárcel. Durante los años que ejerció como falso médico, se estima que Coté amasó una fortuna de más de cuatro millones de euros, cobrando un promedio de entre 20 y 100 euros por consulta y de 500 a 15.000 euros por intervención quirúrgica.