PERSONAS SIN HOGAR

Casa Caridad abre un nuevo edificio en València para alojar 38 personas sin hogar

El proyecto Fénix Sánchis Bergón prepara a personas excluidas para reintegrarse en la sociedad

En el centro, la edil Isabel Lozano (derecha), con el alcalde Joan Ribó (en el centro) y el presidente de Casa Caridad, Luis Miralles, durante la visita a los pisos para personas sin hogar.
En el centro, la edil Isabel Lozano (derecha), con el alcalde Joan Ribó (en el centro) y el presidente de Casa Caridad, Luis Miralles, durante la visita a los pisos para personas sin hogar.Mònica Torres /

Casa Caridad abrirá en unos días un edificio de ocho viviendas, con 38 plazas, rehabilitado en València para la integración social de personas sin techo. La fundación, que comenzó su programa Fénix en 2018, quiere que los futuros residentes ensayen y mejoren bajo supervisión su autonomía y habilidades de convivencia, ha explicado el presidente de la asociación valenciana, Luis Miralles.

El presidente ha visitado el edificio junto al alcalde de Valencia, Joan Ribó, y la edil de Vivienda, Isabel Lozano. Los pisos comenzarán a habitarse a partir de mediados de mes por mujeres, familias y personas con movilidad reducida, procedentes de albergues y que han sido atendidos con anterioridad por la asociación valenciana. El proyecto piloto se inició hace dos años con la compra de un piso en el barrio de Benicalap por el que han pasado 14 personas que han logrado a partir de ahí tener una vida autónoma.

“La dificultad de encontrar empleo estable, la escasez de vivienda social, la dificultad de acceso al mercado inmobiliario o la propia situación de las personas en riesgo de exclusión hacen necesario este tipo de viviendas”, ha expuesto el presidente, que ha detallado que desde el Departamento de Trabajo Social de Casa Caridad “se realizará un seguimiento continuo para que los usuarios vayan asumiendo todas las tareas propias de un hogar con autonomía y responsabilidad”.

Estas viviendas disponen de salón-cocina y dos o tres habitaciones, así como balcones o terrazas. Una de ellas está adaptada y es accesible para personas con movilidad reducida. El proyecto ha supuesto una inversión cercana a los dos millones de euros y ha sido sufragado con los recursos de Casa Caridad, un donativo particular y la colaboración de empresas valencianas.

El presidente de la entidad ha explicado que el proyecto se llama Fénix aludiendo al ave que renacía de sus cenizas y con la idea de que quienes vivan en las nuevas casas puedan salir de su situación de personas sin techo. El alcalde ha coincidido con Miralles en destacar la intención de que estos pisos “sean el paso para que estas personas que han renacido de sus cenizas aprendan a volar".

“Sabemos que es una tarea compleja y vamos a dedicar los recursos que haga falta”, ha dicho Ribó, quien ha recordado el millón de euros de aportación anual del Ayuntamiento a la Asociación Valenciana de la Caridad. “Hay uchas personas que por diferentes vicisitudes se han visto en la calle y queremos que vuelvan a integrarse con unas condiciones de vida dignas”.

El alcalde ha aprovechado la visita para anunciar que el Ayuntamiento pondrá a disposición de Casa Caridad por medio de una cesión por 30 años de un solar municipal anejo al edificio, para espacios de recreo y la ampliación o traslado de servicios que actualmente están en su sede de la Petxina.

Isabel Lozano ha considerado que el proyecto Fénix es “un recurso fundamental para València” y “una pieza clave dentro de todo el sistema de recursos y entidades que trabajan en la ciudad para las personas sin hogar”. “El Ayuntamiento de València forma parte de esa red, apoya a todas las entidades, trabaja junto a ellas. Es la única manera en la que tendremos éxito y seremos eficaces a la hora de buscar una alternativa vital y una nueva vida para las personas que necesitan el apoyo de las administraciones y entidades para poder tener un nuevo proyecto de vida”, ha expuesto la edil.

Lo más visto en...

Top 50