Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El alcalde de El Ejido da marcha atrás en su petición de salir del sistema de seguimiento a víctimas del machismo

El regidor popular se retracta de una medida polémica ante el "revuelo mediático" causado

Pintada de VOX en una calle de El Ejido. En vídeo, crónica de la polémica.

Horas después de que EL PAÍS hiciera pública la intención del Ayuntamiento de El Ejido de abandonar el sistema de seguimiento de víctimas de violencia machista (Viogen), el alcalde de la localidad almeriense ha dado marcha atrás por "el revuelo mediático causado" y para que "no se confundan los términos". El regidor, el popular Francisco Góngora, que gobierna en coalición con Vox, ha llamado este martes al subdelegado del Gobierno en Almería, Manuel de la Fuente, para informarle de la decisión. Durante la mañana, la posible salida de El Ejido de Viogen había recibido críticas de la vicepresidenta del Gobierno Carmen Calvo, que la calificó como paso atrás con "consecuencias lamentables"; del portavoz de Ciudadanos en la localidad, Cecilio Vargas, que la consideró "preocupante"; del portavoz del Grupo Municipal socialista ejidense José Miguel Alarcón, que apuntó a la "obstaculización de la atención a las víctimas por parte de un partido machista y ultraderechista"; y por la propia Unión de Policía Local de El Ejido, que pidió al alcalde que no se escudara en la situación del cuerpo para justificar la medida.

Poco después del mediodía, Góngora convocó una rueda de prensa en la que aseguró que habían seguido prestando el servicio del sistema Viogen y que "todos" estaban "convencidos" de que existe una violencia de género, "y otra que va más allá del género". Y especificó que a pesar de la decisión, no hay ninguna mujer a la que se haya retirado el seguimiento. "Ni lo vamos a hacer. Al menos por el momento", apuntó el edil, que no quería que su decisión se viese "como una rectificación", pero ha paralizado la petición y el viernes se reunirá con la comisión de seguimiento del sistema: "Para ver hasta dónde podemos llegar con los efectivos que tenemos y los servicios que tenemos que prestar y hasta dónde necesitaremos colaboración de la Guardia Civil y la Policía Nacional. Vamos a seguir en el Viogen en la medida que los efectivos nos permitan garantizar la seguridad de las mujeres".

Con los mismos argumentos y ofreciendo las mismas explicaciones habló el vicesecretario de Comunicación del PP Pablo Montesinos: "No hay dudas y quiero reiterarlo públicamente con total rotundidad; hay un compromiso absoluto del PP en la lucha contra la violencia de género y, además, desde siempre". Así, el partido a nivel nacional mostró su apoyo al regidor de esta localidad de 85.000 habitantes, que había argumentado para dejar el sistema de seguimiento, puesto en marcha por el Ministerio del Interior en 2007, que con las bajas de policías locales que sufre no puede supervisar el bienestar de las 36 víctimas de nivel bajo de alerta, del total de 238 vecinas que están en peligro en el lugar. Por eso, había optado por denunciar el convenio con Interior para que la Policía y la Guardia Civil asuman sus funciones "de manera temporal". El sistema funciona en 394 ciudades y municipios para evitar nuevos crímenes mediante la prevención y la vigilancia y en coordinación con las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado.

Tras cinco años de colaboración con el Ministerio, Góngora admitía que la decisión era "controvertida" y que varios concejales estaban en contra, pero negaba que Vox hubiera influido, a pesar de que el partido ultra ostenta la concejalía de Asuntos Sociales en la ciudad más poblada de España en la que gobierna. Daba razones laborales: "Hemos cumplido cuatro años más uno de prórroga y hasta que no cubramos las jubilaciones de policías locales, el seguimiento lo hará la Policía y la Guardia Civil. Tenemos un 12% de bajas y un absentismo alto por la negociación sindical". Añade que si la decisión "influyese en el grado de seguridad", permanecerán en el sistema. "Pero si Guardia Civil y Policía lo garantizan, no hay desprotección".

Sin embargo, la Unión de Policía Local de El Ejido (UPLE), había pedido horas antes de la marcha atrás que el Ayuntamiento "no se amparase" en la situación del cuerpo para justificar la salida de Viogen, ya que "desde hace cinco años" son dos los agentes que se encargan de este cometido, de modo que los policías asignados a dicha tarea no se han visto afectados por la reducción de efectivos. "El motivo por el que dejen de prestar el servicio es cosa de ellos, pero que no se escuden en la Policía", indicaron a Europa Press desde la UPLE. También han señalado que ante la "carencia" de efectivos en la localidad llevan "meses y meses" ofreciendo diferentes opciones al Ayuntamiento para reorganizar el servicio y contar con más personal, especialmente en los turnos de noche y fin de semana.

Críticas a la decisión

Durante la mañana del martes, se fueron conociendo las críticas a la decisión del Ayuntamiento de El Ejido. "No nos lleva hacia delante, nos lleva hacia atrás y me inquieta mucho", señaló Carmen Calvo. La vicepresidenta avisó de las "consecuencias muy lamentables" que este "descuelgue" del sistema implica para la protección de las víctimas y sus hijos menores de edad.

El portavoz de Ciudadanos en El Ejido, Cecilio Vargas, aseguró que desde su formación "rechazan absolutamente" la salida de Viogen. "Es deber de las instituciones continuar con la protección de estas víctimas". Vargas explicó que ni PP ni Vox le trasladaron esta decisión, que nunca fue llevada a pleno y que no le constaba que hubiera sido "tampoco tratada en junta de Gobierno". Afirmaba que su partido —con cuatro concejales de los 25 que forman la corporación, más nueve del PP, siete de Vox y cinco del PSOE— se enteró por la prensa este lunes. "No nos han pedido opinión y si lo hubiesen hecho, les hubiésemos negado el apoyo a esto que va contra el cumplimiento del Pacto de Estado contra la violencia de género y la lucha política contra esa lacra". Una vez que Góngora se retractó, Vargas aseguró que "esto jamás hubiese pasado con Ciudadanos", algo que refrendan desde el partido: "La postura de Vargas es la postura del partido a nivel nacional".

El portavoz apuntó, además, a que "ideas como estas" fueron la razón de que no hubiesen logrado un pacto tras las últimas elecciones, en mayo, para gobernar. Además, recordó que El Ejido alcanzó en 2015 un acuerdo de colaboración entre la Policía Local, Policía Nacional y Guardia Civil que, en su momento Góngora, definió como "una herramienta más de actuación contra la violencia de género que permitirá trabajar de una manera más coordinada, uniendo esfuerzos, y garantizar una mayor protección a las mujeres víctimas del maltrato”; e indicó que "las circunstancias no han cambiado desde entonces para que ahora se haya tomado la decisión de eliminar este programa".

La posición de la Junta de Andalucía

Primero, la delegada territorial de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, Educación y Deportes, María del Carmen Castillo, marcó cierta distancia con Góngora argumentando que el Viogen es un sistema que “está funcionando” e insistió en que la Consejería de Igualdad, gobernada por Ciudadanos, tiene “muy claro que su prioridad es la defensa de las mujeres”. Sin embargo, tras esa declaración señaló que cada administración es libre para “organizar esa protección” y se mostró conforme con que el Ayuntamiento la desarrolle con los medios “que estime más adecuados". Poco después, desde la misma Consejería, un portavoz hizo una matización: "No solo defendemos el sistema Viogén sino que siempre hemos impulsado las adhesiones de los Ayuntamientos".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >