Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Vientre subrogado como expresión feminista?

Las mujeres del partido apoyan que se regule esta práctica, que Albert Rivera ha vinculado con el feminismo

Vientres de alquiler
El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, y la candidata del partido a la alcaldía Madrid, Begoña Villacís, en un desayuno informativo en Madrid. EFE

“¿Hay algo más feminista que una mujer ayudando a ser madre a otra mujer, altruistamente y con garantías?” “¿Hay algo más bonito que ayudar a otra persona a ser padre o crear una familia?”. Las palabras de este martes de Albert Rivera, líder de Ciudadanos, en defensa de la gestación subrogada y vinculándolo al feminismo, han despertado de nuevo el debate entre los partidos —y principalmente entre sus mujeres dirigentes— sobre esta práctica no permitida en España. Ciudadanos, el único partido nacional que defiende regular la posibilidad de que una mujer geste el hijo de otras personas, ha dado un impulso a su propuesta de ley registrada hace ya dos años para que se discuta esta primavera en el Parlamento. Rivera utiliza además de forma novedosa el argumento del feminismo para defenderla. Y las mujeres dirigentes de Ciudadanos están de acuerdo con él.

“Es feminista todo lo que implica la ausencia de padres. Yo reivindico mi autonomía. El Estado no puede ser mi padre y decirme qué puedo hacer y qué no con mi cuerpo. Puede poner cautelas, pero no decirme qué es lo que puedo hacer”, argumenta Begoña Villacís, candidata a la alcaldía de Madrid por Ciudadanos, en conversación con EL PAÍS. “Es tan extrema una cosa como la otra: los que te dicen que no puedes abortar, como los que te dicen que no puedes gestar”, subraya en referencia a los antiabortistas y los contrarios a los vientres de alquiler.

"Claro que es feminista, es sororidad, a eso es a lo que se refería Albert", sostiene Patricia Reyes, portavoz de Igualdad de Ciudadanos.  "La mayor parte de las personas que acuden a la gestación por subrogación son mujeres, que no han podido adoptar por ejemplo por haber sufrido un cáncer", relata a este periódico. "Se trata de tener empatía con esas mujeres, claro que es feminista".

Villacís y Reyes, ambas miembros de la cúpula nacional de Ciudadanos, son firmes convencidas de esta práctica. Las dos aseguran que ellas mismas serían capaces de convertirse en gestantes para otra pareja. “Si mi hija me dice que quiere que geste para ella, yo lo haría encantada de la vida”. ¿Y si es su hija la que quiere hacerlo? “La respetaría, claro que sí, a no ser que viera que hay una situación de abuso. Eso sí que tiene que controlarlo bien el Estado. El nuestro es un modelo altruista”, explica Villacís. "Yo creo que sería capaz, mi embarazo fue todo estupendo. Aunque es difícil decirlo, por eso es tan importante asegurar la libertad de esas mujeres", añade Reyes.

A Villacís le molesta que a las mujeres dirigentes de Ciudadanos las acusen de asumir la posición del líder del partido en el debate político. “Es lo más machista que he escuchado en mi vida. ¿Y si la posición de él es la nuestra? Yo he defendido la gestación subrogada antes de estar en Ciudadanos”, reivindica.

En su partido, sostiene la candidata a la alcaldía de Madrid, no hay debate y nadie ha manifestado una opinión en contra. Ciudadanos es la única formación en la que esta idea no se ha discutido entre partidarios y detractores, porque en el resto, sus posicionamientos en contra han sido fruto de un intenso debate interno. No es su caso, y lo ha convertido en una de sus principales banderas políticas. Inés Arrimadas, otra de las principales dirigentes, también se ha mostrado partidaria de esta práctica en muchas entrevistas. Tras la polémica suscitada por las declaraciones de Rivera, Arrimadas ha retuiteado a sus compañeras de partido, que llevan desde entonces debatiendo en Twitter con las socialistas por este tema.

Comparación con El cuento de la criada

Varias dirigentes del PSOE han criticado al líder de Ciudadanos en las últimas horas por relacionar esta práctica con el feminismo. "El empeño de Albert Rivera por explicarnos qué es más o menos feminista tiene un trasnochado olor a machismo", ha opinado en Twitter Purificación Causapié, portavoz socialista en la capital. "Hoy Rivera nos explica lo que es el feminismo. Según él, es esto", ha escrito Adriana Lastra, portavoz parlamentaria del PSOE, adjuntando una escena de la serie de El Cuento de la Criada, una distopía en la que las únicas mujeres fértiles son esclavizadas para dar a luz los hijos de otros. Las dirigentes de Ciudadanos han respondido a sus colegas socialistas difundiendo una entrevista de la actriz protagonista de la serie, Elisabeth Moss, en la que dice respetar la gestación subrogada.

La candidata a la alcaldía de Madrid por Ciudadanos contraargumenta a todas las críticas que esgrimen los contrarios a esta práctica. La primera, sobre los riesgos físicos que asume una madre gestante al embarazarse, desde desarrollar enfermedades o incluso la posibilidad de morir durante el parto. “En la vida hay riesgos en todo. Hay muchos más riesgos siendo un conductor de un taxi. Y también ocurre con el aborto, también entraña riesgos psicológicos, o cualquier actividad laboral puede generar enfermedades profesionales”, señala Villacís. En la propuesta de ley de Ciudadanos se establece un “contrato de gestación por subrogación” en el que la mujer gestante es beneficiaria de un seguro médico que cubra las contingencias que puedan derivarse "como consecuencia de la aplicación de la técnica de reproducción asistida y posterior gestación, y en especial, en caso de fallecimiento, invalidez o secuelas físicas”, dice el texto.

Los detractores de esta práctica insisten también en que abre paso a la mercantilización del cuerpo de las mujeres, porque aunque se regule como altruista podría haber pagos en negro a las gestantes, convirtiéndose en una forma de explotación de las mujeres más pobres. Villacís contesta: “En todo puede haber pagos en negro. Pero la realidad es que hoy por hoy hay mucha menos certidumbre y claridad sobre esta práctica porque no queremos regularla. La gente se ve abocada a hacerla fuera de España, donde no controlamos las condiciones en las que lo hacen las mujeres. La disyuntiva es: o miramos hacia otro lado y permitimos que suceda, o lo regulamos y le damos certeza y seguridad”. “Como en nuestro modelo no hay contraprestación, el riesgo de que lo hagan solo las mujeres pobres desaparece. Hay muchísimas maneras de controlarlo”, subraya.

El modelo de Ciudadanos se define como altruista, aunque en su propuesta de ley se contempla un pago compensatorio para “cubrir los gastos estrictamente derivados de las molestias físicas, los de desplazamiento y los laborales, y el lucro cesante inherentes a la gestación, y proporcionar a la mujer gestante las condiciones idóneas durante los estudios y tratamiento pregestacional, la gestación y el posparto”. El partido insiste en que no es una remuneración porque no hay lucro, sino compensación de los gastos. En la mayoría de países en los que se ha regulado se permite también una remuneración, y en Ciudadanos tampoco se cierran al debate. “Hoy por hoy creo que lo más proteccionista es que sea un modelo altruista, pero estos debates están en constante evolución”, admite Villacís.

La propuesta de Ciudadanos regula como un derecho la “gestación por subrogación” en condiciones de “libertad, dignidad y ausencia de lucro”, y la permite para mujeres mayores de 25 años que ya tengan hijos sanos con anterioridad, que no tengan vínculos de consanguineidad con los progenitores y que se encuentren en una situación en la que el embarazo no entrañe riesgos graves para su salud física o psíquica. Para eso se impide que puedan convertirse en gestantes mujeres que hayan sufrido una depresión u otros desórdenes psíquicos y se exige que tengan una situación socioeconómica y familiar “adecuada”.

Los progenitores, por su parte, tienen que haber agotado o ser incompatibles con las técnicas de reproducción humana asistida, tener también más de 25 años y menos de 45. Una mujer no podrá gestar el hijo de otras personas en más de dos ocasiones. Cuando nazca el niño, no tendrá ninguna relación de filiación con él.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >