Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 8% de las mujeres de la Complutense declara haber sufrido acoso sexual

21.000 personas respondieron al primer análisis sobre este asunto en el mayor campus público: 103 revelaron agresiones

Concentración en la Complutense para denunciar acoso sexual por parte de los profesores, el pasado diciembre.
Concentración en la Complutense para denunciar acoso sexual por parte de los profesores, el pasado diciembre.

El 8% de las mujeres que trabajan o estudian en la Universidad Complutense de Madrid (UCM), la más grande de España, asegura haber sufrido acoso sexual dentro del campus. Es uno de los datos que revela el primer informe sobre la realidad del acoso en el ámbito universitario elaborado por la UCM, un trabajo pionero para arrojar luz sobre un asunto sobre el que la Academia habla poco de puertas para adentro.

Han contestado a esta encuesta 21.000 personas de más de 83.000 que integran la comunidad universitaria complutense. 18.990 estudiantes, 1.759 profesores y 751 del personal de administración y servicios. Hasta 149 personas, de las que 100 eran mujeres, 37 hombres y 12 se definieron como de “otra” identidad (no se sienten claramente adscritas al género masculino o femenino) declararon haber padecido relaciones sexuales no consentidas dentro de la universidad (0,9% del total). Otras 103 –de nuevo mayoritariamente mujeres, 62— aseguraron haber sufrido asaltos o agresión sexual con fuerza física  (0,6% de los encuestados) 

Buavent pide a otros campus que "tomen nota"

La directora del Instituto de la Mujer, Silvia Buavent, ha agradecido en la presentación del trabajo que la "valentía" de la Complutense. "No es habitual que las universidades lo hagan", ha subrayado Buavent, que pide al resto que "tomen nota".

La feminista María Bustelo destacó que "la UCM es un lugar percibido como más seguro que el mundo en general, pero no totalmente exento de riesgos". Y añadió que las "sexualidades no normativas" tiene mucho más riesgo de padecer acoso sexual, una problemática que ya se está trabajando e la Delegación de Diversidad e Inlcusión". Sobre el hecho de que los agresores son generalmente hombres, dijo: "Es un fenómeno que no es especialmente jerárquico, sino jerárquico de género".

El cuestionario incluye desde las situaciones más leves a las más graves y analiza el acoso sexual, el sexista (contra las mujeres) y el relacionado con la orientación sexual. Empieza preguntando si les han hecho chistes, bromas o piropos ofensivos con intencionalidad sexual o miradas o gestos lascivos; si han sufrido tocamientos, presiones para obtener favores sexuales o han vivido abusos con relaciones sexuales no consentidas o una agresión sexual con fuerza física. Una de cada cuatro personas encuestadas ha tenido que escuchar chistes, bromas o piropos ofensivos de carácter sexual o gestos y miradas lascivas. Al 18,5% le hicieron comentarios u observaciones sexuales no deseados y un 4,2% tuvo que soportar tocamientos no deseados.

"Tenemos que dar ejemplo, ser pioneros”, ha destacado el rector de la Complutense, Carlos Andradas, en la presentación del informe, del que solo han remitido de momento un resumen con la promesa de publicarlo la semana que viene en su web. Andradas admite que abordaron el trabajo con "cierto temor" porque incluía "determinadas cosas que nunca se habían preguntado". Y que "desgraciadamente siguen siendo un poco tabú". Pero destaca que se trata de una de las encuestas que mejor acogida y más respuestas ha recibido. Les servirá como diagnóstico para establecer las directrices de un plan de actuación, según el rector.

María Bustelo, delegada del rector para la Igualdad en la Complutense y responsable del informe, destaca que el 79% de los acosadores a los que alude la encuesta sean conocidos de las víctimas refleja que se trata de situaciones "normalizadas". El trabajo destaca también que la universidad es un lugar percibido como "más seguro que el mundo en general". En el 88% de los casos el agresor era hombre y en más de la mitad de las ocasiones (54,4%) alguien de similar rango, sin relación jerárquica directa.

Respecto a la discriminación sexista, el informe señala que una de cada cuatro mujeres considera que se ignoraron sus aportaciones o comentarios por el hecho de serlo, a otro 24,3% las han ridiculizado y una de cada tres cree que tiene menos presencia laboral por su condición femenina. En cuanto a la discriminación por orientación sexual, el 97,4% de las personas declararon que no les asignan tareas en base a prejuicios relacionados con esta orientación. Más de la mitad de los integrantes de la universidad que se definen como homosexuales o bisexuales han escuchado humor homófobo que le ha resultado ofensivo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >