Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un partido ultra pide secuestrar un libro sobre la privatización sanitaria

El partido liderado por el yerno de Blas Piñar considera una injuria que se le tache de xenófobo

El partido ultra Alternativa Española ha pedido la retirada de todas las librerías del libro “Tu salud, nuestro negocio”, de la periodista de la Cadena SER Mariela Rubio Jiménez, a la que acusa de injurias y calumnias. El citado libro, editado en mayo pasado por Akal, es una radiografía de la red de intereses empresariales tejida en torno al proceso de privatización de la sanidad pública en España. Entre otras novedades, revela que el grupo Viamed es el principal beneficiario de los servicios sanitarios privatizados por el Gobierno de La Rioja, en manos del PP, del que este año recibirá 15 millones de euros.

Al frente de Viamed figuran varios familiares del fallecido líder de la ultraderecha española durante la transición Blas Piñar, así como el secretario general de Alternativa Española y yerno del anterior, Rafael López Diéguez Gamoneda. Este último ostenta también la representación legal de Viamed a través de su despacho profesional (RDL), donde trabaja el exmagistrado Fernando Ferrín Calamita, condenado por el Supremo por conducta prevaricadora y homófoba.

La demanda interpuesta por AES y su secretario general ante el Juzgado de 1ª Instancia nº 19 de Madrid no niega estos hechos, pero pide la retirada del libro y una indemnización de 100.000 euros por considerar injuriosa la afirmación de que se trata de “un partido ultra que fomenta la xenofobia y el fanatismo religioso”. El programa electoral de AES propone dar prioridad a los inmigrantes “que procedan del mundo hispánico y de nuestra órbita cultural occidental y cristiana” (sic) y llama a “luchar contra el laicismo radical que está laminando las raíces cristianas de España”. Dicho partido instigó en 2004 las protestas contra la representación en Madrid de la obra de Ínigo Ramírez de Haro “Me cago en Dios”. Dos sobrinos de su secretario general (y nietos de Blas PIñar) fueron detenidos por agredir al autor y causar destrozos en el teatro donde se representaba la obra.