Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los detenidos por pegar al cuñado de Aguirre son nietos de Blas Piñar

Miguel y Santiago Menéndez Piñar, de 21 y 24 años de edad, respectivamente, los dos hermanos que en la noche del sábado interrumpieron la obra Me cago en Dios en el Círculo de Bellas Artes, patearon al actor Fernando Incera sobre el escenario; agredieron a Íñigo Ramírez de Haro, autor de la obra y cuñado de la presidenta regional, Esperanza Aguirre; destrozaron el equipo de sonido de la sala y trataron de incendiar el decorado, todo ello al grito de "¡Viva Cristo Rey!" y "blasfemos", son nietos del antiguo líder ultraderechista Blas Piñar y del del capitán de navío Camilo Menéndez Vives, que fue condenado por la intentona golpista del 23-F de 1981. Santiago es soldado profesional y Miguel, estudiante.

Los dos fueron detenidos por la Policía Municipal y trasladados a la comisaría de Centro, situada en la calle de Leganitos. Allí han pasado su segunda noche y hoy pasarán previsiblemente a disposición judicial.

La policía les acusa de un delito de daños porque la mesa de sonido destrozada tiene un valor superior a los 300 euros, y de un delito o falta de lesiones, a definir según la gravedad de las heridas que describan los informes médicos. Incera tuvo que ser atendido por el Samur-Protección Civil de una brecha en la cara y de contusiones en las manos.La agresión se produjo sólo dos minutos después de que, a las 21.30 del sábado, empezara la obra. Uno de los detenidos se abalanzó sobre Incera y le propinó patadas y puñetazos, mientras el otro destrozaba la mesa de sonido de la sala de representaciones del Círculo. Rodríguez de Haro, que salió a defender al actor agredido, también recibió varios golpes y empujones.

"El público tardó un poco en reaccionar porque pensaron inicialmente que el suceso formaba parte de la obra", explicó su autor poco después de la agresión. Rodríguez de Haro, Incera, un miembro del Círculo y cuatro espectadores presentaron denuncia contra los dos agresores en la comisaría de Centro.

Santiago y Miguel Menéndez Piñar no tienen antecedentes penales y residen en el término municipal de Azuqueca de Henares (Guadalajara).

La obra Me cago en Dios, que está en cartel desde el pasado 25 de abril, ha estado en el centro de la polémica durante la pasada semana después de que la presidenta regional, Esperanza Aguirre, la calificara de ofensiva para los creyentes y sugiriera la necesidad de revisar las aportaciones del Gobierno regional al Círculo de Bellas Artes.

Condena de Aguirre

Tras tener noticia de la agresión, Aguirre condenó el ataque sufrido por su cuñado e Incera y mostró su frontal oposición "contra todo lo que sea violencia". Aguirre añadió que, a mediodía de ayer, no había hablado con su cuñado después del ataque, pero que sabía que estaba "bien".

La presidenta regional también quiso "dejar claro" que, pese a los sucedido, "con dinero público de la Comunidad de Madrid no se debe ofender a madrileños", manteniendo así la idea sostenida en la carta que dirigió al director del Círculo de Bellas Artes, Cesar Antonio Molina, expresándole su disconformidad con la programación de la obra.

Por su parte, el portavoz socialista de la Asamblea de Madrid, Rafael Simancas, se mostró ayer convencido de que "no existe relación entre el rechazo de la presidenta Esperanza Aguirre hacia la obra Me cago en Dios" con la agresión ocurrida el sábado. Simancas mostró su condena al suceso y calificó de "poco afortunadas" las palabras de Aguirre.

El consejero de Cultura y Deportes, Santiago Fisas, se reunirá previsiblemente hoy con el presidente del Círculo, Juan Miguel Hernández León, para "ver cómo se pueden evitar en el futuro situaciones como la sufrida el sábado", según fuentes del Gobierno regional.

Fisas declaró el pasado viernes que una obra "titulada de esa manera" y "con los elementos que la acompañan" resulta "ofensiva" tanto para las personas "creyentes de cualquier religión" como para los ciudadanos "no creyentes". Fisas insistió en que, al tratarse de un montaje dependiente del Círculo de Bellas Artes, la obra recibe "una financiación pública muy importante" por parte del Gobierno regional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 3 de mayo de 2004