Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido un hombre por intentar quemar a su expareja rociándola con gasolina

El hombre, arrestado en la localidad murciana de Bullas, contaba con una orden de alejamiento

Con una botella llena de gasolina y un mechero regresó un hombre, ya detenido, a la casa de su expareja. Unos minutos antes, tras quebrar la orden de alejamiento en vigor que pesaba sobre él, se había acercado hasta el domicilio de la mujer, en la localidad murciana de Bullas —con poco más de 12.000 habitantes—. Y allí, según ha informado la Guardia Civil, mantuvieron ambos una fuerte discusión. La pelea acabó con la marcha del supuesto agresor y su vuelta, poco después, con el líquido inflamable. "Entonces hubo un forcejeo y la roció, pero ella logró huir", han resaltado fuentes del instituto armado. Todo ocurrió el jueves, sobre las dos de la madrugada.

Tras este primer ataque, se inicia una persecución. El hombre intentó alcanzar a la víctima que había escapado, pero un hijo de la pareja logró detenerlo. Ella se refugió entonces en el interior de su vivienda y telefoneó a las fuerzas de seguridad. El exmarido se da a la fuga al percatarse de la llegada de los agentes de las fuerzas de seguridad, que trasladan a la mujer hasta un centro de salud para que lo examinen.

Paralelamente, la Comandancia de Murcia despliega un dispositivo de búsqueda y captura. Los efectivos de la Guardia Civil buscan al supuesto agresor en varias viviendas familiares, localizándolo a primera hora de la tarde del jueves en otro inmueble de Bullas. "Al arrestado, que pasó a disposición judicial a primera hora del viernes, se le acusa de un delito de quebrantamiento de condena y homicidio en grado de tentativa", han subrayado fuentes del instituto armado. El Juzgado de la Violencia sobre la Mujer ya ha decretado su ingreso en prisión, informa Europa Press.

La violencia machista ha experimentado un repunte el pasado verano, con el doble de asesinadas que en el mismo periodo de 2013. Además, el porcentaje de víctimas que habían denunciado previamente a sus agresores también ha aumentado. El 27,5% de las mujeres —11 de las 40 fallecidas este 2014— habían acusado a sus agresores, frente al 20% que lo había hecho en los dos años anteriores —52 en 2012 y 54 en 2013—. De estos, el 7% contaba con una orden de protección.