Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un 13% de las aves del mundo están amenazadas de extinción

La única especie española catalogada como "en peligro crítico en la lista roja de la IUCN es la pardela balear

Un ejemplar de un águila imperial ibérica.
Un ejemplar de un águila imperial ibérica.

Para el colibrí de barba azul (Oxypogon cyanolaemus) podría ser demasiado tarde. La especie, originaria del noroeste de Colombia, no ha sido vista en cerca de 70 años (desde 1946). De hecho, ya podría estar extinta, pero a falta de confirmación está clasificada como “en peligro crítico” en las listas rojas de fauna y flora que elabora la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN), la autoridad mundial en esta materia. La nueva lista roja de aves de 2014, confeccionada con datos de BirdLife, muestra que de las 10.425 especies de aves identificadas en todo el mundo, una de cada ocho (el 13%) están amenazadas de extinción. Estas listas, dice Juan Carlos Atienza, de SEO BirdLife, contribuyen establecer prioridades a la hora de favorecer políticas de conservación y declarar nuevos espacios protegidos. Ayudan, en definitiva, a intentar evitar el funesto destino del colibrí de barba azul.

“Nos sirve para ver qué grupos de especies son las más amenazadas: hay muchas marinas o ligadas a islas. También a identificar lugares geográficos de riesgo, como el sudeste asiático, en los que al proteger zonas concretas podemos hacer mejor empleo del dinero y de los esfuerzos de conservación”, añade Atienza.

El catálogo de especies de aves ha cambiado recientemente con la inclusión de 350 que antes se consideraban subespecies o razas. “Estaban camufladas por otras”, dice Atienza. Estas preocupan especialmente a BirdLife, que acaba de evaluar por primera vez su estado de conservación y ha determinado que una de cada cuatro (el 25%) están amenazadas, por lo que necesitan “acciones prioritarias de conservación”. Esta organización pone como ejemplos el pavón muitú de Belem (Crax pinima) del noroeste de Brasil o el petrel de las islas Desertas (Pterodroma deserta) de Madeira. Los nuevos criterios han permitido detectar casos como el del avestruz común (Struthio camelus), para la que solo se reconocía una especie y que constaba como “preocupación menor” en la lista roja. La avestruz somalí (Struthio molybdophanes) se reconoce ahora como especie independiente y figura como “vulnerable” porque su población va reduciéndose a causa de la caza descontrolada y la recolección de huevos.

En España, las especies en peligro de extinción son 12, el 3,3%. Se trata, explica SEO/BirdLife, de especies con un fuerte declive poblacional, muy escasas o con un área de distribución muy reducida. Un ejemplo es la pardela balear, la única especie española catalogada como “en peligro crítico” en la lista roja de la IUCN. Diversas organizaciones ecologistas han alertado recientemente sobre el proyecto de un hotel de lujo en el islote de Tagomago, junto a Ibiza, porque en esta zona habita la principal colonia de pardela balear. Se trata, además, la única ave marina endémica de España. Se calcula que quedan poco más de 2.000 parejas reproductoras. Otras aves amenazadas en España son el águila imperial ibérica, la avutarda hubara canaria, la cerceta pardilla y el milano real. 

Según la categoría de amenaza de la IUCN, hay una especie de ave española en peligro crítico (pardela balear), tres en peligro (alimoche común, negrón especulado y malvasía cabeciblanca), ocho vulnerables (águila imperial ibérica, avutarda común, avutarda hubara canaria, buitre negro, carricerín cejudo, cerceta pardilla, pardela mediterránea y pato havelda) y 14 casi amenazadas (aguja colinegra, alondra ricotí, carraca europea, curruca rabilarga, gaviota de Audouin, milano real, paloma rabiche, pardela sombría, petrel gon-gon, pinzón azul, porrón pardo, sisón común, tarabilla canaria y zarapito real).

"Es necesario que en las comunidades autónomas donde habitan estas especies, las  administraciones competentes, elaboren y publiquen los planes de recuperación o conservación a los que obliga la Ley y con los que no cuentan muchas comunidades autónomas hasta la fecha", señaló SEO/BirdLife.

Más información