Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los hospitales tendrán el control sobre la vacuna de la varicela

El medicamento no se podrá adquirir en farmacias y solo se vacunará a los 12 años

Navarra asegura que seguirá inmunizando antes de esa edad

La vacuna contra la varicela se administrará en hospitales. Ampliar foto
La vacuna contra la varicela se administrará en hospitales. AFP

La vacuna de la varicela ya no podrá adquirirse en ninguna farmacia española. Ni siquiera en Navarra donde hasta ahora se podía retirar el suero Varivax, que comercializa Sanofi, con la receta de un pediatra. Esta autonomía es una excepción en el calendario de vacunación común, que limita la administración del medicamento a los niños de 12 años que no hayan pasado por la enfermedad –salvo casos de especial riesgo-. Sin embargo, asociaciones de pediatras recomiendan la administración generalizada en la primera infancia (12-15 meses), el patrón que aplica Navarra. Por lo que había padres que se desplazaban a esta autonomía para hacerse con el suero abonando el coste del tratamiento de forma privada (son dos dosis, de 71 euros cada una).

Ello ya no será posible “en días”, según fuentes del Ministerio de Sanidad. El departamento que dirige Ana Mato, acordó el miércoles en la reunión celebrada junto a los responsables de salud pública de las comunidades autónomas que la vacuna Varivax pase a considerarse de uso hospitalario: además de en hospitales, solo se encontrará en los centros de salud.

En el encuentro también se ratificó, según comunicó tras la reunión la directora general de Salud Pública, Mercedes Vinuesa, el programa de vacunación que entró en vigor en agosto de 2013, es decir, unificar la administración del suero a los 12 años en todo el territorio. Ello, en teoría, supondría que Navarra (y Ceuta y Melilla, que también vacunan a bebés) debería abandonar su singularidad. Pero no será así.

La Consejera de Salud de Navarra, Marta Vera, ha dejado este jueves bien claro que mantendrá sus propias pautas, al margen de lo que diga el acuerdo. “Navarra es la única comunidad que va a mantener la vacuna de la varicela poniéndola en la misma edad que antes”. Fuentes del departamento de salud explican a este diario que la enfermedad “está erradicada en Navarra” gracias a la administración del suero en la primera infancia, por lo que subir la edad a los 12 años no tendría sentido ya que “sería una desinversión en salud”. “De momento vamos a mantener el calendario, lo tenemos hablado con el ministerio”, añaden. Además, la consejera señaló que el hecho de que se impida la venta en farmacias no afectará a los navarros, ya que como en su caso la cobertura pública es a los 12 meses, sus ciudadanos se vacunan en los centros de salud con cargo a la red sanitaria y no tienen necesidad de comprar el fármaco.

Otra voz discrepante es la de Castilla y León, que votó en contra de la decisión adoptada el jueves. Según el portavoz de la Junta, José Antonio de Santiago-Juárez, el acuerdo “no resuelve los problemas” sociales y científicos creados en torno a la edad oportuna para administrar el medicamento.

El acuerdo no resuelve los problemas sobre la edad oportuna para administrar el medicamento

José Antonio de Santiago-Juárez,  portavoz del Gobierno de Castilla y León

Existe una fuerte polémica sobre el momento ideal para vacunar de varicela. El Ministerio de Sanidad y sociedades científicas como la Red Española de Atención Primaria consideran que, como la enfermedad cursa de forma benigna en la mayor parte de los casos, es mejor esperar a los 12 años para vacunar. Así, además, la inmunización es mayor en la edad adulta, donde son más frecuentes las reacciones adversas graves.

A ello se refirió el miércoles Vinuesa. El Ministerio, indicó la directora general, es coherente con las políticas de otros países europeos y las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, que, dijo, recordaba recientemente la “incertidumbre” existente de que con unos niveles de cobertura intermedios en la población –lo que podría suceder si se vendiera en farmacias-, el virus podría circular más entre la población adulta.

La Red Española de Atención Primaria -integrada por médicos, farmacéuticos y enfermeros de centros de salud- también se ha alineado con las tesis del Gobierno. Para ello alega que la enfermedad suele cursar de forma benigna en los niños y que el contagio en estos casos confiere una inmunización muy superior a la vacuna.

Navarra es la única comunidad que va a mantener la vacuna a los 12 meses, como hacía antes

Marta Vera, consejera de sanidad de Navarra

Como el nivel de protección de la infección natural es elevado y la enfermedad se suele pasar de niño, hay pocos contagios en la edad adulta y, por ello, menores complicaciones en edades avanzadas, que son las peores. Hay un segundo motivo por el que se oponen a la inmunización masiva a los 12 meses de edad. Si se vacuna antes, se reduce el virus circulante entre las personas y se limitan los efectos beneficiosos que tiene la presencia del patógeno. Si los niños se infectan, los jóvenes, adultos y ancianos están en contacto con el microorganismo, lo que se traduce en un efecto de revacunación continua y evita que el virus –que tras el contagio permanece latente en el organismo- se reactive y se manifieste en forma de herpes zóster. Es decir, a más virus circulante, menos varicela y herpes zóster entre la población adulta.

Además, los partidarios de la inmunización más tardía recuerdan que países de nuestro entorno como Bélgica, Francia, Dinamarca, Holanda o Islandia no recomiendan la vacunación de la varicela a ninguna edad –ni siquiera a partir de los 12 años como sucede en España-, salvo grupos de riesgo.

Frente a ellos, se encuentran las tesis que defienden sociedades médicas como la Asociación Española de Pediatría (AEP) o la Asociación Española de Vacunología, entre otras. “Nos hemos quedado estupefactos con la decisión adoptada respecto a la vacuna”, sostiene David Moreno, coordinador del Comité Asesor de Vacunas de la AEP.

Sanidad defiende que la vacuna se administre a los 12 años para impedir que el virus circule más entre la población adulta

Moreno sostiene que a los 12 años el 90% de los niños ya han pasado la varicela. Para que una medida preventiva como la inmunización sea eficaz, tiene sentido aplicarla en una franja de edad en la que se puedan frenar las infecciones, apunta. Más aun teniendo en cuenta de que un 15% de los casos puede complicarse, en ocasiones, de forma grave. “La mayoría de las hospitalizaciones o atenciones en urgencias se dan en estas edades”, añade, “por eso, la vacunación temprana prevendría casi todas las complicaciones”.

El responsable de vacunas de la AEP pone como ejemplo a los Estados Unidos, donde se vacuna a los niños pequeños desde hace 20 años. “En todo este tiempo la enfermedad prácticamente se ha erradicado y, sin embargo, no se ha observado un incremento de contagios en la población adulta, ni de varicela ni de herpes zóster”, apunta. Algo similar ha sucedido en Navarra: “llevan cinco años seguidos sin complicaciones por la enfermedad, prácticamente no hay varicela”.

Los pediatras no comprenden la decisión de Sanidad de impedir a los padres que quieran vacunar a sus hijos la posibilidad de adquirir la vacuna en las farmacias con la receta de un especialista. “En el resto de Europa, aunque la sanidad pública no asuma el suero, se permite el acceso al medicamento de forma privada”, añade Moreno.

La Asociación Española de Pediatría defiende la inmunización temprana como en estados Unidos, donde la enfermedad "está prácticamente erradicada"

Debido a sus quejas, pero también a las transmitidas por especialistas en vacunas, por colegios de farmacia e incluso consejeros de sanidad como el valenciano, Antonio Llombart, (PP) que pidió al ministerio que reflexionara sobre la medida, la AEP confiaba en un cambio de rumbo del Ministerio que no se ha producido. “Estamos muy apenados, estupefactos”, comenta Moreno. “Si realmente creen que existe un riesgo sanitario entre la población adulta por administrar la vacuna en la primera infancia, no entiendo cómo permiten que Navarra, Ceuta o Melilla mantengan un calendario de vacunación propio y la administren antes”, plantea.

A partir del momento en el que la medida se comience a aplicar y Varivax sea de uso exclusivamente hospitalario –lo que sucederá en breve, según el Ministerio- la vacuna se dejará de poder adquirir en las farmacias de Navarra. Pero seguirán abiertas otras vías, también empleadas por los padres españoles que quieren hacerse con el fármaco aconsejados por su pediatra, como Andorra, zonas del sur de Francia o la franja oriental de Portugal.