Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EDUCACIÓN

Escaso seguimiento de la huelga de universitarios

El Sindicato de Estudiantes se había descolgado de una protesta convocada por tres asociaciones. Disturbios en la Politécnica de Valencia

Manifestación de estudiantes ante el Ministerio de Educación este curso.
Manifestación de estudiantes ante el Ministerio de Educación este curso.

La huelga estudiantil convocada para hoy ha tenido un escaso seguimiento en las aulas de las universidades españolas. Por primera vez en las jornadas de protesta contra las políticas del ministro José Ignacio Wert, no era el Sindicato de Estudiantes el que hacía el llamamiento al paro, como hizo el 26 y 27 de marzo, sino la Federación de Asociaciones de Estudiantes Progresistas (Faest), Estudiantes en Movimiento (EeM) y la Plataforma de Afectados por las Tasas (PAT), que han ido tomando fuerza al calor de los recortes en los campus y las subidas de las tasas de matrícula.

Una jornada de movilización pacífica en la que solo se han registrado disturbios en Valencia. Su Politécnica ha informado de que un grupo de 30 jóvenes, algunos encapuchados, ha recorrido las escuelas, vaciando algunos extintores y haciendo sonar las alarmas. Han quemado también un contenedor y el campus se ha llenado de policía. En la facultad de Derecho de la Universidad de Valencia hay también un encierro.

“Ha tenido un seguimiento muy importante en Madrid, Barcelona, Cartagena, Murcia, Valencia y Canarias”, sostiene Fidel González, secretario de Faest, mientras que EeM asegura no haber convocado en la capital, donde el clima es de normalidad. "No nos parece momento en plenos exámenes", opinaba ayer Ana García, la secretaria del Sindicato de Estudiantes. Su intención ha sido todo el curso celebrar una nueva huelga general de todo el sector educativo (profesores, estudiantes y familias), pero no han encontrado apoyo en la Plataforma en Defensa de la Escuela Pública, que se suma a la manifestación de esta tarde en Madrid. García considera, además, que el convocante Faest es "absolutamente parte del aparato del PSOE, y no nos vamos a dejar instrumentalizar por nadie".

González prefiere no entrar en polémicas y niega la filiación de su federación a los socialistas. A su juicio, el Ministerio de Educación no ha pagado ya, como dice, el 95% de las becas. "Se han notificado, pero no recibido el dinero. Además, las exenciones de matrícula antes no se contabilizaban como becas", sostiene González, que se niega a creer que las becas hayan bajado de media 300 euros. "La caída ha sido de entre 700 y 800 euros. De los 3.100 euros a 2.300-2.400", calcula.

“Nos estamos encontrando con tres tipos de casos. Gente que recibe la carta con cuantía 0, estudiantes que cumplen los requisitos y no la reciben y otros casos en los que no se ha tramitado”, se queja Inés, del Colectivo de Estudiantes de Madrid. En el campus de la Complutense han escenificado el fusilamiento y el entierro de las ayudas. “Los pobres no podrán ir a la Universidad y los que se vayan se harán pobres”, se ha afirmado en el simulado tribunal antes de sentenciar el fusilamiento. “Las becas no deben ser un privilegio sino un derecho para garantizar la igualdad de oportunidades”, prosigue Inés. Los profesores y personal docente no se suman a la huelga, pero sus sindicatos han querido mostrar su apoyo al paro.

La anterior protesta, convocada solo por el Sindicato de Estudiantes, tuvo lugar el 26 y 27 de marzo. Los datos de seguimiento fueron muy dispares. Según los organizadores, de un 90% y un 70% en secundaria y Universidad, respectivamente, aunque Educación habló de “bastante normalidad” en las aulas. Los dos días de huelga se saldaron con fuertes enfrentamientos en la Universidad Complutense, con barricadas y quema de contenedores, que llevaron a la comisaría a 53 detenidos (solo ocho de ellos resultaron ser alumnos).

Con información de Juan Manuel Játiva

Más información