Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“La vida no es más que un conjunto de microrrelatos”

Músico durante la Movida, el presidente de los auditores se estrena como escritor

Mario Alonso, Presidente de Auren y antiguo músico de la Movida.
Mario Alonso, Presidente de Auren y antiguo músico de la Movida. EL PAÍS

Contagia vitalidad y curiosidad. Mario Alonso (Badajoz, 1960) es empresario. Fundó la firma de consultoría y auditoría Auren. Pero es muchas más cosas. Todo un culo inquieto. Es presidente de la patronal de los auditores, profesor universitario, conferenciante, músico —lideró Mario Tenia y los Solitarios, conocido grupo de los años ochenta—, ornitólogo, pescador, viajero y lector compulsivo, colaborador en varias ONG... y ahora publica su primer libro de ficción, Relatos Liberados(Editorial Almuzara).

“No soy ni de números ni de letras. No creo en el encasillamiento. Tocar muchos palos me da una visión de conjunto”, explica este licenciado en Economía y Derecho. Es hiperactivo y su secreto para abarcar tantas cosas, aparte de dormir poco, es la organización. “No sé perder el tiempo”. Su estreno literario es una compilación de cuentos y microrrelatos donde denuncia la injusticia y la hipocresía, se adentra en los entresijos del poder o trata temas tan universales como el sexo, la muerte o la religión.

“Con el tiempo me he convertido en alguien extremadamente lacónico. Me gusta la concreción, la capacidad de síntesis. Por eso he elegido este formato de relatos cortos. En el fondo, la vida no es más que un conjunto de microrrelatos. Nuestra personalidad se conforma a través de pequeñas anécdotas”. La era digital ha revolucionado el consumo de información. Se imponen los mensajes breves. Alonso tiene cuenta en Twitter y escribe desde hace años un blog, aunque advierte de los peligros de convertir nuestras vidas en un tuit. “La tecnología nos aproxima a los que tenemos lejos, pero nos puede alejar de los que tenemos cerca”, explica.

La publicación del libro le hace especial ilusión, pero su cara también se ilumina cuando rememora su pasado de compositor y guitarrista. “Comparo la música con la literatura. Un microrrelato tiene la extensión de una canción. Es un breve espacio debes contar una historia con un mensaje”. Su grupo fue uno de los que actuó en el concierto de la Escuela de Caminos en febrero de 1980, donde muchos sitúan el origen de la Movida madrileña. “Fue una explosión de libertad. Tras años de franquismo teníamos ganas de expresar nuestros sentimientos a través del arte. Lo que más recuerdo es la ingenuidad con la que empezó todo. Solo teníamos ganas de pasarlo bien, sin ninguna ambición mercantilista”. Si tiene que elegir un músico no lo duda: Enrique Urquijo, del que fue amigo. De los actuales destaca a Quique González.

La crisis y su trabajo como auditor también le inspiran literariamente. “No se puede negar que hay datos macroeconómicos que invitan a cierto optimismo. La pregunta es, ¿para quién? Quedan muchos años para que la salida de la crisis llegue a los más débiles”. Alonso es un defensor del modelo nórdico, donde se combina la empresa privada con un Estado fuerte. “Esa es la fórmula del éxito. Me gusta menos el capitalismo americano. Las políticas excesivamente liberales conducen a la desigualdad”. En su opinión, la clave para que la sociedad mejore está en las empresas. “Los directivos suelen ser las personas más influyentes. Si interiorizan que hay que humanizar las compañías, que su misión no es solo hacer negocios y que en su tarea existe un componente social, todo mejorará”.