Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Algunos pacientes reciben trato de favor en lugar de cumplirse la ley”

El jefe de servicio de Neurocirugía del hospital de Albacete denuncia que se opera antes a quien se queja

El médico niega los datos oficiales de listas de espera

El Servicio de Salud de Castilla-La Mancha opera antes a quien se queja. Esta “discriminación” la denuncia el jefe del Servicio de Neurocirugía del Complejo Hospitalario Universitario de Albacete, Vicente Calatayud Pérez, quien también ha denunciado que las cifras que ofrece el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam) respecto a listas de espera y al coste de las intervenciones de pacientes desplazados “de ninguna forma coinciden” con las que manejan los profesionales.

En una carta abierta enviada a los medios, el médico denuncia que se crea una “discriminación” hacia los pacientes puesto que, según asegura, el Sescam da “instrucciones” para que los pacientes que “se acogen a la Ley de Garantías” autonómica, que reconoce el derecho de los pacientes a ser intervenidos en menos de 90 días, sean “remitidos de nuevo a los servicios quirúrgicos de los que proceden”, con una nota de la gerencia para que “reciban un trato de favor en lugar de cumplirse la Ley”. De esta forma, “ninguno de ellos es derivado a estas famosas clínicas privadas de Madrid” sino que “de nuevo son remitidos a los servicios”, donde los sanitarios reciben “instrucciones de la Gerencia para intervenirlos en un tiempo no superior a 15 días”, asegura Calatayud.

Así, el paciente que prefiere esperar a ser intervenido por los facultativos que le han diagnosticado “es excluido de las listas de espera, alegando que ha renunciado libremente a la posibilidad que el sistema le ofrece”, afirma la misiva. En ese caso, “ya no puede reclamar, porque ha rechazado la posibilidad que se le ofrecía”, algo que el Sescam ha desmentido “rotundamente”. Calatayud anima en la misiva a “más profesionales a que se unan” y al usuario “a que reaccione”.

Fuentes del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam) indican que esta crítica “no es casual”, ya que llega el mismo día que se ha firmado un acuerdo para derivar 150 pacientes de Neurocirugía a una clínica privada distinta de IDC Salud (antes, Capio), donde también trabaja el doctor Calatayud. Estas fuentes señalan que el Sescam ha contratado a otra clínica —de la que no quieren dar el nombre— porque sus tarifas con inferiores a las que cobraba IDC Salud. En concreto, asegura que con este nuevo contrato, para operar de procedimientos de neurocirugía a 150 pacientes, se ahorra 115.000 euros con respecto al anterior. Otra fuente conocedora del acuerdo asegura que el neurocirujano trabaja en la privada atendiendo a pacientes de aseguradoras, pero no de lista de espera pública, puesto que no está permitido.

Calatayud afirma también que las listas de espera oficiales no se corresponden con la realidad. En su servicio, dice, hay una lista de espera en consultas externas “superior a los seis meses” mientras que la lista quirúrgica programada en procesos “sin focalidad motora es superior al año”, dice.

Fuentes de la Consejería de Salud evitaron ayer a facilitar los datos para “no entrar en una guerra de cifras”. Datos que tampoco estaban accesibles a través de la web del Sescam ni la del Ministerio de Sanidad, que no da cifras desagregadas por comunidades y no se actualiza desde el 31 de diciembre de 2012. Una nota de prensa del 1 de febrero afirma que “a fecha 31 de diciembre un total de 42.644 pacientes se encuentran en lista de espera” en la comunidad, y que, concretamente en Albacete, eran 11.642, 1.868 menos que en noviembre. Esta reducción se corresponde con las declaraciones hechas por el consejero José Ignacio Echániz, que ha dicho que la espera es menor a la de hace dos años. Aun así es superior a la de junio de 2012, cuando este periódico calculó, con datos facilitados por la consejería, que había casi 40.000 personas (39.965 exactamente) esperando para operarse, y la demora media superaba los 107 días. No hay declaraciones sobre la demora media, que es el indicador que mira la ley de garantías.

El servicio que dirige Vicente Calatayud —al que ayer este diario trató de localizar, sin éxito— saltó a las noticias hace unos meses porque un equipo del hospital de Albacete se desplazó al de Hellín, a 60 kilómetros, para operar a la madre del gerente del centro de Hellín. El hospital de referencia de la paciente era el de Albacete. Entre el grupo de profesionales había dos neurocirujanos.

Más información