Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los obispos eligen hoy portavoz entre dos prelados y un sacerdote periodista

Rouco incluye en la terna a su auxiliar Franco, que acompaña a Ginés García y Gil Tamayo

Ginés Ramón García Beltrán, José María Gil Tamayo y César Augusto Franco Martínez. Los obispos se fueron anoche a dormir con esta terna de candidatos en el bolsillo, para votar esta mañana a quien va a ocupar en los próximos cinco años la secretaría general y la portavocía de la Conferencia Episcopal Española (CEE). Los nombres se conocieron muy echada la noche, a las 20.30 horas, cuando la Comisión Permanente, compuesta por 23 obispos, entre ellos, el portavoz saliente, Juan Antonio Martínez Camino- acabó su reunión, prevista por los estatutos de la organización, en la que solventó el tramite, no pequeño, de reducir a tres personas la posibilidad de elegir. La tarde había dejado pistas por el camino, cuando muy pronto se descartó que no habría una mujer entre los aspirantes y que tampoco ha habido candidatos propuestos por los prelados de a pie (podían hacerlo si reunían al menos diez firmas).

Los candidatos, dos obispos (un prelado con mando propio, el de Guadíx, Ginés García; y el otro, un auxiliar del cardenal Rouco en Madrid; y un simple sacerdote, aunque muy relevante y con gran experiencia ante los medios de comunicación (Gil Tamayo), abrieron anoche otra posibilidad, nada más conocerse la terna: que la secretaría general se separe de la portavocía. La primera responsabilidad la ejercería un obispo, y Gil Tamayo, extremeño del Opus Dei, sería el portavoz. Ya lo fue para el mundo hispano durante el cónclave en que salió elegido papa el argentino Jorge Mario Bergoglio, como eficaz adjunto del portavoz del Vaticano, el jesuita Federico Lombardi. La votación se producirá esta mañana. A las once horas, el elegido (o los elegidos) comparecerán ante los medios de comunicación.

La separación de la secretaria general y la portavocía, si prospera (como anoche daban por probable varios prelados), pretende remediar lo ocurrido durante el mandato del saliente Martínez Camino, convertido en auténtico valido del presidente Rouco y con un poder interno y externo que incomodó a muchos obispos. Además, no es la primera vez que se produce esa situación. Ocurrió, por ejemplo, cuando desempeñó ese cargo el ahora arzobispo emérito de Pamplona, más tarde vicepresidente de la CEE, Fernando Sebastián. Entonces, el portavoz fue Joaquín Luís Ortega, que cuando dejó el cargo asumió la dirección durante muchos años de la Biblioteca de Autores Cristianos (BAC).

Para la secretaría general, un cargo para el que los obispos suelen reservar sus pulsos de poder, anoche aparecía como el aspirante con más posibilidades el obispo de Guadix, aunque la presencia en la terna de César Franco, auxiliar de Rouco en el arzobispado de Madrid, indica que el presidente de los obispos, a punto de dejar el cargo, sigue jugando fuerte y tiene intención de jugar sus cartas hasta el final.

Ginés García nació el 3 de octubre de 1961 en Lorca (Murcia), aunque es natural de Huérca-Overa (Almería), en cuyo seminario mayor estudió. También se formó en la Pontificia Gregoriana de Roma. Especialista en Derecho Matrimonial, Benedicto XVI lo hizo obispo de Guadix en noviembre de 2009. Fue consagrado para ese cargo por el nuncio del Vaticano, Renzo Fratini, acompañado por el arzobispo de Granada, Francisco Javier Martínez.

César Franco Monseñor (Piñuecar. Madrid. 16 de diciembre de 1968) estudió en la Universidad Pontificia de Comillas y fue capellán del Colegio San Fernando, antes de ocupar varios cargos de responsabilidad en el arzobispado, hasta acceder a auxiliar de cardenal. Fue el coordinador general de la exitosa Jornada Mundial de la Juventud de Madrid, en 2011.

Gil Tamayo, el más joven de los tres candidatos (55 años, natural de Zalamea de la Serena. Badajoz), es sacerdote y periodista. Dirigió durante once años el secretariado de la Comisión de Medios de Comunicación Social de la Conferencia Episcopal Española. Pertenece desde su ordenación en 1980 al clero de la archidiócesis de Mérida-Badajoz, en cuyo Seminario realizó los estudios sacerdotales, licenciándose posteriormente Teología en la Universidad de Navarra, donde también se licenció en periodismo. Coordinó la programación religiosa en TVE y en RNE, y ha sido además uno de los integrantes del equipo del programa “Buenos días nos dé Dios” de RNE; dirige el Servicio de Información de la Iglesia Católica en España (SIC) y colabora con la revista “Ecclesia” y el diario “La Razón”. Es canónigo de la Catedral Metropolitana de Badajoz.