La NASA lanza una sonda para estudiar la atmósfera de la Luna

La nave automática LADEE tomará datos acerca de cualquier variación de la leve atmósfera lunar y el transporte de polvo.

Lanzamiento de la sonda 'LADEE', hacia la Luna, con un cohete Minotaur V desde la base Wallops (Virginia)
Lanzamiento de la sonda 'LADEE', hacia la Luna, con un cohete Minotaur V desde la base Wallops (Virginia)NASA/Carla Cioffi

Una sonda automática de la NASA, la LADEE,partió ayer al espacio con destino a la Luna para tomar datos allí durante 100 días acerca de cualquier variación espacial o temporal de su leve atmósfera, así como del entorno y el transporte de polvo. La sonda se pondrá dentro de un mes en órbita lunar. Un segundo objetivo de los investigadores de la misión será extender los conocimientos adquiridos en el satélite natural de la Tierra u otras lunas del Sistema Solar, a Mercurio y a grandes asteroides.

Tras el lanzamiento desde la base de Wallops, en Virginia (EE UU), realizado en la madrugada del sábado (hora peninsular), se registró una anomalía en la sonda, al apagarse sus ruedas de reacción, instrumentos necesarios para orientar y estabilizar el aparato. Pero los expertos de la NASA restaron importancia al incidente argumentando que mantenían perfectamente la comunicación con la LADEE, que no sufría ningún otro fallo y que tenían un margen de varios días para estudiar y solucionar el problema. La sonda partió en un cohete Minotaur V, un antiguo misil balístico (de la Fuerza Aérea estadounidense) reconvertido y que ahora opera la empresa Orbital.

La LADEE (siglas, en inglés, de Explorador de la Atmósfera y Entorno de Polvo) es una misión de bajo coste (212 millones de euros) y lleva cuatro instrumentos para tomar datos de interés científico en la Luna, incluido un dispositivo para capturar y analizar muestras de partículas de polvo. Con una masa de 383 kilos en el lanzamiento, la sonda mide 2,37 metros de alto y 1,85 de diámetro.

Cuando llegue a su destino, la LADEE entrará en la fase de verificación de equipos y ensayos en órbita a gran altura sobre la superficie lunar, para descender luego a unos 250 metros. Durante la fase de pruebas, los ingenieros ensayarán un nuevo sistema de comunicaciones por láser que permitirá la transferencia de datos con el satélite a una velocidad similar a la de los sistemas de fibra óptica en tierra.

Una de las preguntas clave que quieren responder los científicos de la misión es si el polvo lunar eléctricamente cargado por la luz solar es responsable del resplandor sobre el horizonte que detectaron varios astronautas de las misiones Apolo.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50