Un hombre con orden de alejamiento mata a su mujer a martillazos

El agresor, de 78 años, ha confesado el crimen La pareja vivía en Villafranca de los Barros (Badajoz)

Una mujer, de 69 años, ha sido hallada muerta este domingo en Villafranca de los Barros (Badajoz), después de que su marido, de 78 años y sobre el que pesaba una orden de alejamiento, se entregara y confesara el crimen de su esposa, de la que estaba en trámites de separación. En torno a medio día Manuel G. había acudido a casa de su mujer, que en ese momento estaba sola, y le propinó varios golpes con un martillo. Hacía solo media hora que uno de los hijos de ambos había salido de la vivienda para ir a lavar el coche. Con este caso ya son 30 las víctimas mortales de la violencia machista en España.

Según han explicado fuentes de la investigación, el presunto autor del homicidio, Manuel G., había quebrantado ya una vez la orden de alejamiento de la víctima. Solo habían transcurrido diez días desde que los tribunales acordaran la medida. En ese momento el hombre fue detenido y puesto a disposición del juez, que el pasado 3 de junio lo puso en libertad con la misma orden de alejamiento de 200 metros de la casa de la víctima. Hoy la ha vuelto a quebrantar. Y esta vez ha acabado con la vida de su esposa, C. T, con la que tenía cuatro hijos.

El presunto autor está detenido en el cuartel de la localidad, a la espera de que pase a disposición judicial, seguramente el lunes. El delegado del Gobierno en Extremadura, Germán López Iglesias, indicó ayer que no encuentra explicación al "cómo, ni al por qué" quebrantó el agresor la medida de alejamiento por segunda vez.

Tras la primera denuncia de su esposa por malos tratos hace un par de meses, Manuel G. se trasladó a otra localidad vecina, Fuente de Cantos, con uno de sus hijos; aunque hacía dos días que había regresado a Villafranca a vivir con otro de sus hijos.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50