Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
VICENTE MOLINA|Pediatra del Instituto Dexeus

“Un acuerdo de mínimos puede ser difícil de mejorar en el futuro”

El especialista cree que, si no se ha llegó a un acuerdo antes, no fue por criterios científicos

La elaboración de un calendario de vacunaciones único para toda España es una vieja aspiración de los especialistas. Tras un intento fallido en 2006, el del próximo jueves parece mejor encarrilado. Desde la atalaya de ejercer en un centro privado, el Instituto Dexeus, el pediatra Vicente Molina analiza la medida con “la ventaja de no depender tanto de las decisiones oficiales”. Aunque manifiesta un discreto optimismo, no oculta que “un acuerdo de mínimos puede ser difícil de mejorar en el futuro”. Molina, que forma parte de la plataforma Thedoctors.es, considera que, si no se ha llegado a un acuerdo antes, no fue por criterios científicos.

Pregunta. ¿Por qué es tan importante el calendario único?

Respuesta. Es muy importante. No tiene sentido que cuando cruzas una calle un colectivo de niños tenga un riesgo o una vacuna y otro no. Y eso, que científicamente puede ser difícil de explicar, desde el punto de vista de la equidad no lo es.

P. Lo de la equidad parece política. ¿Qué dice la ciencia?

R. Con el trasiego que hay y las cero barreras, no tiene sentido que haya diferencias, salvo casos epidémicos. Además, hay calendarios que solo se justifican si toda la población se suma; si hay bolsas de población que no son atendidas, no tiene sentido.

P. ¿Y no puede haber diferencias territoriales que justifiquen desviaciones?

R. Si habláramos de Estados Unidos y Europa, es posible que sí, pero no dentro de España. Hemos visto que lo que ocurre en un país ocurre luego en el otro. Los microbios no entienden de fronteras, y genética y racialmente somos los mismos.

P. Aun con el acuerdo a la vista, los pediatras no están contentos del todo.

R. Los pediatras tenemos claro que el calendario es insuficiente. El caso más claro es el de la vacuna del neumococo. De las no sistemáticas —a nosotros no nos gusta hablar de obligatorias— algunas son más prioritarias que otras. Y, de hecho, con la del neumococo algunas comunidades la han metido y sacado. Es cara, pero nosotros cada vez hemos visto más claro que es efectiva. En cambio, ha habido esfuerzos para incluir otras que no se puede entender que hayan pasado por delante a la hora de priorizar, como la del papiloma.

P. Si el beneficio de esta coordinación es tan claro, ¿por qué no se ha conseguido antes? Desde fuera, no se entiende.

R. Para esa pregunta no tengo una respuesta muy clara. La Asociación Española de Pediatría siempre ha abogado por una coordinación. Probablemente ha habido alguna necesidad de protagonismo por alguna comunidad, que tenía estudios propios y ha puesto palos en las ruedas del acuerdo.

P. En 2006 hubo un intento de consenso que fracasó. ¿Este durará?

R. Espero y deseo que este sea un paso definitivo, y que si el calendario de mínimos se amplía, sea también en común. Si no estaríamos en la misma situación. Un acuerdo de mínimos no es lo ideal porque tiene la contrapartida de que puede ser difícil de mejorar, pero tengo la esperanza de que esta vez parece que el intento es serio.