Medio millón de españoles, sin cuidados paliativos especializados

El enfermo crónico no oncológico requiere esta atención, según un estudio del ICO y la Universidad de Vic

Medio millón de españoles, el 1,5% de la población, requiere atención paliativa, similar a los cuidados que reciben los enfermos terminales de cáncer, porque padecen enfermedades crónicas avanzadas, según un estudio del Instituto Catalán de Oncología (ICO) y la Universidad de Vic que ha sido publicado en The British Medical Journal Supportive.

Los cuidados paliativos están tradicionalmente asociados a los enfermos terminales, mayoritariamente oncológicos. Un perfil de un hombre de 62 años de edad al que le quedan escasas semanas de vida. El estudio, dirigido por Xavier Gómez-Batiste, plantea que hay un alto porcentaje de la población con enfermedad crónica avanzada, “que se podría beneficiar de este tipo de atención integral, preventiva y personalizada” para mejorar su calidad de vida. De paso, mejoraría la eficiencia del sistema sanitario. El perfil de este paciente es una mujer de 82 años con tres enfermedades crónicas y que es atendida por familiares en casa (67%) o en una residencia (22%). El 50% sufre dolor crónico y, en el 20% de los casos, alguna demencia.

Los investigadores del proyecto han desarrollado un programa, Nepcal, para identificar a todas aquellas personas que acuden a los centros médicos convencionales con enfermedades crónicas  avanzadas, pero no en fase terminal. El estudio, centrado en Osona (Barcelona) y extrapolable a toda España, asegura que cada médico de cabecera atiende a 24 de ellos; ocupan del 30% al 45% de las camas hospitalarias y entre el 30% y el 60% de las plazas de residencia. “Como suelen ser dependientes, ingresan con frecuencia en urgencias, sobre todo en fines de semana, y consumirán durante sus últimos seis meses de vida el 60% de los recursos sanitarios, la detección precoz es necesaria para mejorar su calidad de vida y adaptar el sistema a las nuevas necesidades de la población”, asegura Gómez-Batiste.

Con el objetivo de aplicar a estos enfermos crónicos avanzados los conocimientos adquiridos en el tratamiento de ciudados paliativos a los pacientes terminales de cáncer, explica Gómez, el Departamento de Salud de la Generalitat catalana ha puesto en marcha el programa de foirma piloto en las comarcas de Osona, Gironès y el Baix Llobregat. Se trata de identificar los casos en estas zonas, pero también de formar a los profesionales (médicos, enfermeras…) sobre los procedimientos a llevar a cabo para detectar las necesidades del paciente y planificar decisiones futuras. Por ejemplo, si querrá ser atendido en casa o en una residencia cuando la enfermedad esté en una fase más grave.

Al final, asegura Gómez, la atención integral, preventiva y personalizada “reducirá las visitas a urgencias y mejorará la calidad de vida del enfermo “sin que sean necesarios más recursos”. En su opinión, es una evolución “natural” de los cuidados paliativos que beneficiará a otros enfermos y reducirá un 15% de los ingresos en urgencias en Cataluña, según ha declarado a Efe el director de Prevención y Atención a la Cronicidad del Departamento de Salud, Albert Ledesma.  Su objetivo: que los 120.000 enfermos crónicos avanzados catalanes reciban atención paliativa, en casa o en centros especializados, en 2015. 

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS