Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estados Unidos ampliará el horario escolar en cinco estados

El programa piloto, respaldado por la Casa Blanca, será evaluado dentro de tres años para determinar su aplicación a nivel federal

El secretario de Educación, Arne Duncan.
El secretario de Educación, Arne Duncan. AP

El Departamento de Educación de Estados Unidos ha anunciado que cinco estados ampliarán sus horarios lectivos a partir del próximo curso escolar para mejorar el nivel de la enseñanza y la competitividad de sus estudiantes. El programa piloto será valorado dentro de tres años y forma parte de la iniciativa reformista de la Casa Blanca en el ámbito de la educación.

Cerca de 20.000 alumnos de 40 colegios en Colorado, Nueva York, Connecticut, Tennessee y Massachusetts tendrán 300 horas más de clase al año desde otoño de 2013. La medida fue presentada este lunes por el secretario de Educación, Arne Duncan, quien desde su nombramiento por el presidente Obama en 2009 ha trabajado para impulsar este cambio y cuenta con el respaldo de la Casa Blanca.

“Ya sea para que los profesores tengan más tiempo para enriquecer la enseñanza o para que los estudiantes aprendan a tocar un instrumento o elaborar programas informáticos, ampliar la jornada escolar es una inversión imprescindible para contribuir a la mejor preparación de los niños y que tengan éxito en el siglo XXI”, aseguró Duncan en un comunicado.

Según el Departamento de Educación, la ampliación del horario será financiada con fondos federales y estatales, además de las aportaciones de instituciones privadas como la Fundación Ford. Los estudiantes de las escuelas que participan en la iniciativa tendrán acceso a asignaturas como arte o música, clases de apoyo en asignaturas específicas y tutorías individuales.

La medida llega en medio de un profundo debate sobre la necesidad de reformar el sistema educativo de Estados Unidos. Año tras año, el nivel de comprensión lectora y matemática de los alumnos estadounidenses queda por debajo del de los estudiantes de otros países desarrollados y es inferior también al que requieren después las universidades y el sector empresarial; la crisis económica que afecta al país desde 2008 ha mermado los recursos con los que cuentan escuelas y profesores, y cualquier impulso por introducir cambios en el sistema ha chocado con los intereses de los sindicatos de profesores.

El último de estos enfrentamientos tuvo lugar en Chicago, el pasado mes de julio, cuando el alcalde de la ciudad, Rahm Emanuel, presentó su propuesta para ampliar la jornada escolar e implementar medidas para evaluar el trabajo de los profesores. Emanuel, antes director de gabinete de Obama en la Casa Blanca, chocó con el sindicato de profesores de la ciudad, que convocó la primera huelga de maestros en 25 años. El alcalde logró un acuerdo que incluía un aumento de las horas de clase en las escuelas públicas, pero debió hacer importantes concesiones salariales a los profesores.

La iniciativa del Departamento de Educación, que colabora con el Centro Nacional de Enseñanza, será aplicada dentro de un programa piloto en el que están implicados profesores y padres de alumnos de las escuelas públicas. Dentro de tres años y tras un período de evaluación, se determinará si los colegios deben ampliar la jornada escolar, añadir más días de clase al calendario o ambas cosas.

Los detractores de la medida aseguran que no está garantizado que la ampliación del horario escolar esté vinculada con una mejora del nivel alcanzado por los estudiantes y alegan que otros países que han obtenido mejores resultados, como Finlandia o Corea del Sur, tienen jornadas escolares más reducidas. Hasta el momento, ningún estudio ha vinculado la relación entre un horario lectivo más amplio y el nivel de los alumnos.