Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El volcán de Santorini se agita

Los satélites miden una expansión de 14 centímetros desde enero de 2011

Los científicos constatan una gran acumulación de magma en la caldera

Vista de la caldera de Santorini.
Vista de la caldera de Santorini. corbis

Los habitantes de Santorini (Grecia) saben que viven, literalmente, sobre un volcán. Una gran erupción explosiva hace unos 3.600 años formó el gran cráter que, inundado por el mar, conforma allí la famosa laguna. En el centro, las islas Kameni son los picos de la parte más nueva del volcán. La última erupción se registró en 1950 y, desde entonces, calma. Pero la tierra ha empezado a agitarse allí en los últimos meses. Los testimonios de habitantes de la zona hablan de movimientos sísmicos más fuertes de lo normal y ahora un equipo científico de la Universidad de Oxford que ha estudiado la situación concluye que “se está hinchando un gran globo de magma”, de roca fundida, en la caldera bajo Santorini.

Fuentes: ESA y elaboración propia.
Fuentes: ESA y elaboración propia.

Las islas Kameni, en algunos puntos, se han expandido hasta 14 centímetros desde principios del año pasado, según las medidas tomadas con radar desde satélites y con sistemas de GPS que detectan los movimientos de la superficie terrestre con precisión de pocos milímetros.

Michelle M. Parks, la investigadora principal del estudio, que se ha hecho público esta semana en la revista Nature Geoscience, cuenta que el año pasado muchas personas en Santorini notaron el cambio el comportamiento de su volcán. “Los guías turísticos me pusieron al día sobre cambios en la cantidad de gas con fuerte olor que se apreciaba en la cumbre, o cambios en el color del agua en algunas bahías en las islas”, relata Park. “Un día concreto de abril de 2011, dos guías me dijeron que habían notado un terremoto allí y que el movimiento del suelo los hizo saltar. La gente de los restaurantes se dio cuenta de la actividad sísmica por la vibración y el tintineo de los vasos en sus locales”.

Con los datos del satélite Envisat (de la Agencia Europea del Espacio) y del TerraSAR-X (alemán), así como de instrumentos en tierra, los científicos británicos han constatado que se ha acumulado una gran cantidad de magma en la caldera del volcán, a una profundidad de unos cuatro kilómetros. Es un incremento de entre 10 y 20 millones de metros cúbicos de roca fundida (entre 8 y 15 veces el volumen del Estado Olímpico de Londres) desde enero de 2011 hasta abril de 2012. Las Kameni venían creciendo aproximadamente un millón de metros cúbicos al año, pero el proceso se ha acelerado en los últimos meses hasta el punto de que la cantidad de magma acumulada bajo Santorini en el último año equivale a 10 o 12 años de crecimiento normal del volcán, informa la ESA.

La actividad ha decaido últimamente, afirman los científicos de Oxford, y de cualquier modo su investigación no puede dar respuesta a la gran pregunta: ¿Cuándo se producirá la siguiente gran erupción?