Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU es el segundo país desarrollado con más pobreza infantil, según UNICEF

España ocupa el quinto lugar por la cola de los 35 países analizados por Unicef

Unos niños juegan con una pelota.
Unos niños juegan con una pelota. EFE

Estados Unidos es uno de los países desarrollados con mayor número de menores viviendo bajo el umbral de la pobreza relativa, según un estudio publicado este martes por Unicef. Solo Rumania, con una tasa de pobreza infantil del 25,5%, supera el índice del 23,1% del país norteamericano. Ambas son las únicas naciones, de las 35 que se incluyen en el estudio -los 27 países de la Unión Europea, más Australia, Nueva Zelanda, Japón, Canadá, EE UU, Suiza, Noruega e Islandia-, que superan el 20%. España, con el 17,1%, ocupa el quinto lugar por la cola, por detrás de Italia (15,9%) y Grecia (16%).

El informe utiliza los parámetros empleados por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE) para definir la “pobreza relativa”. De acuerdo con la descripción de la OCDE, se considera que un menor vive en una situación de pobreza relativa cuando “se cría en un hogar cuyos ingresos, en función de la composición familiar, son inferiores al 50% de la media de ingresos del Estado en el que reside”. Según este baremo, el 15% de los 200 millones de niños –entre 0 y 17 años- que viven en los 35 países objeto del estudio se encuentra por debajo de ese umbral. A la cabeza de la lista se encuentran Islandia (4,7%) y Finlandia (5,3%).

Tasa de la pobreza relativa en los 35 países más desarrollados.
Tasa de la pobreza relativa en los 35 países más desarrollados.

Los datos con los que ha contado Unicef para hacer el informe se remontan a 2009 (en el caso de EE UU a 2007). La organización alerta de la grave situación económica por la que han atravesado todos los países en estos tres últimos años y del peligro que supone que no se cuente con cifras más actualizadas. “Es un fallo significativo por parte de los Gobiernos de la OCDE que la información sobre la situación de sus menores no recoja el impacto de la recesión económica […] Es evidente que lo peor está por llegar. Muchas familias, incluso las que cuentan con menos ingresos, hasta ahora disponían de un colchón económico –ahorros, ayuda familiar- que ahora se está agotando”.

Pese a que las cifras de EE UU son preocupantes, Unicef advierte de que a la hora de contabilizar los ingresos familiares hay que tener en cuenta que en la mayoría de los países europeos la sanidad o la educación “son gratuitas o están subvencionadas por el Estado, mientras que en EE UU esos gastos corren a cargo de los ingresos de las familias”. No obstante, la Organización de Naciones Unidas concluye que los ingresos medios son “un indicador bastante preciso para establecer lo que se considera nivel de vida normal”, y que si el estudio concluye que el 23% de los menores de EE UU están en situación de pobreza, “el dato debe tomarse en consideración con los parámetros de ese país y no con los de la República Checa”.

De acuerdo con los datos ofrecidos por el Censo de EE UU, en 2010 15 millones de  menores de 17 años vivían en situación de precariedad

EE UU cuenta, desde principios de la década de los 60 del siglo pasado, con su propio baremo para determinar el umbral de pobreza de su población, cuyo límite está en 23.050 dólares al año para las familias y en 11.170 dólares anuales para los particulares. Unas cifras que se actualizan en función de la inflación pero que, según Jane Waldfogel, profesor de la Universidad de Columbia, “no se corresponden con la realidad porque no tienen en cuenta las necesidades y los gastos tanto familiares como individuales”.

El Censo de EE UU ha elaborado sus propios parámetros para fijar el umbral de la pobreza infantil, que, de acuerdo con el estudio de Unicef, también ofrece unas cifras inferiores a las que se obtendrían aplicando las cuantificaciones internacionales. De acuerdo con los datos ofrecidos por el censo correspondientes a 2010, ese año 15 millones de estadounidenses menores de 17 años vivían en situación de precariedad, una cifra que podría haberse duplicado de no ser por el programa de cupones de alimentos. Según el Centro de Presupuestos y Políticas Prioritarias, gracias a ese plan gubernamental se ha conseguido reducir a la mitad el número de niños en situación de extrema pobreza.

Más información