Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE y EE UU exigen a Camerún que frene la matanza de elefantes

Los Veintisiete reclaman un despliegue de medios que frene los ataques de la milicia

Una ONG alerta de que las crías pueden morir de hambre sin la protección de la manada

Elefante abatido en el parque nacional de Bouba N'djida, Camerún.
Elefante abatido en el parque nacional de Bouba N'djida, Camerún.

La Unión Europea y Estados Unidos han pedido a Camerún que detenga la matanza de elefantes que desde hace semanas ocurre en un parque nacional al norte del país. Como publicó este diario, en solo unas semanas, una milicia procedente probablemente de Sudán ha acabado con unos 200 ejemplares para comerciar con el marfil de los colmillos.

La UE se ha dirigido por carta al primer ministro, Philémon Yang, para expresarle "su preocupación" por lo que está ocurriendo en el parque nacional de Bouba N'djida. "Aunque es difícil conseguir información fiable por el aislamiento y la inseguridad de la zona en la que está el parque, hay pruebas de una masacre a gran escala de al menos 200 animales", señala la comunicación.

La UE apunta que es "esencial" atajar la matanza para "poner en valor el importante patrimonio turístico" de Camerún y proteger un "espacio excepcional como el parque nacional de Bouba N'djida". Para ello, le pide al Gobierno que despliegue "los medios adecuados" en la zona para frenar los ataques. Además, recuerda los programas a favor del medio ambiente que la UE financia en el país. Según fuentes diplomáticas, Estados Unidos ha mostrado también su preocupación en parecidos términos.

Según dos testigos presentes en la zona, es fácil ver cadáveres de elefantes sin colmillos. Los milicianos avisan a las poblaciones locales del lugar en el que dejan los restos para que aprovechen la carne. Las fuentes consultadas piden el anonimato por precaución.

El Fondo Internacional para el Bienestar Animal (IFAW, en sus siglas en inglés) también ha advertido hoy de la matanza. La ONG teme que numerosas crías de elefantes hayan quedado huérfanas y acaben muriendo de hambre y sed sin la protección de la manada.