Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La investigación descarta más de un autor en el crimen de Villalba

Avellaneda Núñez, la menor asesinada supuestamente por un exnovio, será enterrada mañana en Villalba

Las investigaciones abiertas a raíz del asesinato de la joven Avellaneda Núñez, desaparecida el pasado viernes en Collado-Villalba, apuntan a que la menor murió a causa de un golpe en la cabeza y que no hubo más personas involucradas en el crimen. Las fuentes consultadas han descartado, en principio, que hubiera agresión sexual, pero la autopsia, programada para esta mañana, lo determinará. Agentes de la Guardia Civil se han desplazado esta mañana a la antigua cantera en busca de la piedra con la que supuestamente fue asesinada. El joven asegura que la mató en un arrebato después de que ella no accediera a sus pretensiones, según fuentes consultadas por Europa Press.

Los padres de la menor han acudido esta mañana al Instituto Anatómico Forense para identificar el cuerpo de su hija. Los dos se han marchado a las 12.10 sin hacer declaraciones.

La policía detuvo ayer a Joaquín, un colombiano de 22 años, que había tenido una relación sentimental con la víctima. El hombre confesó el crimen por la tarde antes de conducir a los investigadores hasta una antigua cantera cerca de Alpedrete donde estaba escondido el cadáver de la joven. Fuentes de la investigación han destacado esta mañana que estaban "detrás del detenido" desde el domingo por la tarde. Según estas fuentes, "estaba bastante nervioso y hecho polvo" mientras declaraba. El autor confeso pasará mañana a disposición judicial acusado de un delito de homicidio.

La victima, Avellaneda Núñez, faltaba desde el pasado viernes en Collado-Villalba. Nuñez salió sobre la medianoche del bar que regenta su madre, el karaoke Rancho Merengue Bar. Según le dijo a su madre, iba a atender una llamada de su teléfono móvil. De hecho, salió en mangas de camisa. Fue la última vez que la familia vio con vida a la joven. Las investigaciones empezaron el sábado por la tarde. Las fuentes de la investigación consultadas afirman que el hecho de que "era una chica normal con una vida tranquila" hacía que su desaparición inquietara rápidamente a los investigadores.

El entierro de la menor tendrá lugar mañana en Collado-Villalba. El Ayuntamiento de la localidad está haciendo gestiones para que el padre biológico, que reside en la República Dominicana, pueda desplazarse a España para asistir al funeral.