Juicio a un matrimonio por la ablación de clítoris de su hija

La fiscal sostiene que la mutilación genital se practicó en España y pide seis años de cárcel para la pareja gambiana

A la hija de Mamadou Darme y Niuma Sillah, de apenas dos años y medio, le han extirpado el clítoris. Los pediatras de Alcañiz (Teruel) detectaron la mutilación genital en una revisión hecha a los 12 meses. En España, cientos de niñas, adolescentes y mujeres están en riesgo de sufrir esta práctica delictiva extendida en algunos países del África subsahariana, que busca amparo en la tradición. La justicia casi nunca puede castigar a sus autores. Pero este caso es distinto. La Fiscalía está convencida de que la mutilación se practicó en España y pide seis años de cárcel para los padres de la criatura, que este miércoles se han sentado en el banquillo de los acusados.

El caso, el primero de estas características que llega a juicio, subraya las contradicciones en el seno de familias que proceden de países donde esa práctica aún perdura, especialmente en las zonas rurales. Como Gambia, de donde proceden Mamadou y Niuma. El padre, que lleva 12 años aquí y regresó un mes al país para casarse y engendrar a la niña, ha admitido ante los magistrados de la Audiencia de Teruel que la ablación es "ilegal" y que "está mal". Pero, al mismo tiempo, ha justificado que en el país africano se practique como "una cosa buena para ella". Y ha añadido que quienes la llevan a cabo son personas "especiales" que utilizan, también, utensilios "especiales" por motivos religiosos y para preservar las tradiciones.

Más información
Ablación, silencio y esperanza
El primer caso por ablación en el extranjero termina archivado
Dos niñas de Mali que viven en Mallorca, víctimas de la ablación
Condenados a seis y dos años los padres que practicaron la ablación a su hija en Teruel

El ministerio público sostiene que los padres "practicaron o, al menos, consintieron" la mutilación genital de su hija. Frente a esa tesis, los acusados han atribribuido la culpa a los abuelos maternos. La defensa afirma que la niña, nacida en mayo de 2009 en Gambia, sufrió la mutilación en ese país, cuatro meses antes de viajar con su madre a Alcañiz por reagrupación familiar. Lo que no cuadra con esa explicación es que, en la primera exploración a la que fue sometida la niña, al cumplir el sexto mes, no se detectó nada. El abogado de los padres, Félix Gil, lo atribuye a un "error" de la pediatra.

La madre no declara

La médica, sin embargo, ha rechazado haber cometido un error de esa magnitud: ha asegurado que lo hubiera detectado "sin problemas" porque, además, en esas consultas "se mira expresamente" el desarrollo de los órganos genitales. La fiscal, Carmen Modrego, tampoco aprecia la posibilidad de un fallo y afirma que, después de esa revisión, la pequeña no salió del país.

Dos amigas de la madre -que se ha acogido a su derecho a no declarar- dicen que supieron que la pequeña había sido "cortada" cuando fueron a visitarla y, de paso, a explicarle a Niuma cómo debía colocarle los pañales. Según su testimonio, la madre les dijo que el hecho se había producido en Gambia a la semana de nacer "para el bien" de ella. Sin embargo, a preguntas de la fiscal, una de las amigas ha rechazado que una niña "no cortada" pueda ser discriminada o tener problemas para relacionarse dentro de la comunidad gambiana de Alcañiz.

Tras el juicio, la fiscal han mantenido la petición de seis años de cárcel, la pena mínima para esta clase de delitos que el Código Penal castiga con hasta 12 años de prisión. Modrego no ha solicitado, en cambio, la retirada de la patria potestad porque "se considera que la relación afectiva entre padres e hija es buena". Lo que la defensa, que ha pedido la absolución de Mamadou y Niuma, ve como un contrasentido. "En caso de condena, la consecuencia práctica es que la niña perderá por un tiempo a sus padres. Ya ha sufrido la ablación, que es bastante". En su informe final, el letrado ha aludido a un supuesto "conflicto cultural" y pidió que la ley penal "aprecie la distinta valoración" que los acusados hacen sobre "una práctica que ven como parte de la tradición".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS