Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El volcán de El Hierro vuelve a lanzar magma humeante a la superficie del mar

Las autoridades no descartan que se produzca otra erupción al norte de la isla

La Restinga (El Hierro)

El volcán submarino de El Hierro volvió a expulsar ayer piroclastos (fragmentos de magma) humeantes a la superficie del mar, frente a la costa de La Restinga, según confirmaron fuentes del Gobierno de Canarias. Los vecinos de la localidad costera más próxima a la erupción notaron ayer por la tarde que la mancha generada en el mar por el proceso volcánico se haagrandado y ha cobrado un aspecto más oscuro.

Ese cambio se debe a que el magma llega a la superficie del mar todavía incandescente y humeante, como ocurrió el pasado 15 de octubre, de acuerdo con la información que maneja el comité científico del Plan de Protección Civil por Riesgo Volcánico de Canarias (Pevolca), aunque los fragmentos de magma que emergen esta vez del volcán son de mayor tamaño que los de la primera erupción y provocan una coloración más oscura en el agua.

Una portavoz de la Dirección General de Seguridad y Emergencias de Canarias -el organismo que coordina el Pevolca- indicó que, según los científicos, esta expulsión de magma forma parte del mismo proceso que se inició el 10 de octubre. La primera prueba visual de esa erupción fueron, precisamente, las manchas con olor azufre que se detectaron dos días más tarde y su confirmación definitiva llegó con los piroclastos humeantes que emergieron el día 15.

Sin embargo, la principal preocupación de las autoridades no está en la zona sur de El Hierro, donde se produjo la primera erupción, sino en el norte, la comarca denominada del Golfo, perteneciente al municipio de La Frontera, ya que los seísmos, varias decenas cada día, se han trasladado a esa zona de la isla. Este lunes se produjeron más de setenta seísmos. El último, uno de los más fuertes con una magnitud de 3,9, se produjo a las 22.00 (hora canaria).

Los científicos que gestionan la crisis dijeron el domingo que la sismicidad se está generando a mucha profundidad y que no existen otros precursores, como variaciones en la deformación terrestre, que puedan advertir la existencia de una erupción inminente. Pero hoy mismo el Gobierno de Canarias ha reconocido que no se descarta un nuevo proceso eruptivo.

La situación en la isla sigue siendo la de días anteriores: inquietud mezclada con una relativa y obligada normalidad. Las dos medidas más drásticas tomadas por las autoridades -el cierre del túnel de los Roquillos y el desalojo de La Restinga- fueron levantadas hace días y persiste la prohibición de pescar o realizar actividades de recreo en torno a la zona de la erupción. En cambio sobre la zona tocada por la mancha volcánica -que ocupa ya dos tercios de la costa- solo existe la recomendación genérica de no bañarse ni consumir productos pescados en dichas aguas.

La Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias constituyó precisamente ayer un grupo de seguimiento de la situación generada en El Hierro en el que se integran los Jefes de Servicio de Seguridad Alimentaria, Epidemiología y Prevención, Promoción de la Salud y Sanidad Ambiental con el fin de supervisar todos los datos disponibles sobre calidad del aire, vigilancia epidemiológica, aguas de baño, aguas de consumo y alimentos.