Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El diagnóstico temprano del VIH ahorra hasta 11.000 euros por paciente al año

El estudio sobre costes asociados a la infección por el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) pone de manifiesto que más del 60% de la muestra habían sido diagnosticados con retraso

El diagnóstico temprano de la infección por el virus VIH ahorra al sistema sanitario público más de 900 euros al mes en el seguimiento de cada paciente, lo que al año supone una cantidad cercana a los 11.000 euros, según un estudio realizado por investigadores y expertos del hospital Ramón y Cajal de Madrid.

El estudio sobre costes asociados a la infección por el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) ha sido realizado entre 426 pacientes durante cinco años y pone de manifiesto que más del 60% de los enfermos de la muestra habían sido diagnosticados con retraso.

El diagnóstico temprano significaría un "beneficio evidente" para la sostenibilidad del sistema sanitario, según los expertos, ya que se ahorrarían hasta 11.000 euros anuales en el seguimiento de cada paciente, más de 900 euros mensuales si se suman los costes de las consultas externas, de los ingresos hospitalarios -tanto en planta como en la UCI-, así como de la terapia.

Los expertos de GeSIDA y del Grupo de Estudio de SIDA de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC) destacan en un comunicado "la importancia sanitaria" de la detección a tiempo de esta enfermedad y su vinculación directa con la efectividad de los tratamientos y de la mejora de la calidad de vida de los pacientes. Son partidarios de convertir el diagnóstico temprano de la infección "en uno de los objetivos prioritarios en la lucha contra el virus" VIH-1.

Una meta que consideran "importante", ya que en España más de 50.000 personas están infectadas con el virus y no lo saben (9.000 en Andalucía) y, además, el 70 por ciento de los contagios son producidos precisamente a causa de estos enfermos que no saben que lo son.

Según la nota, el problema del diagnóstico tardío no es solo español aunque si es proporcionalmente mayor que en otros países en las personas de edad más avanzada, que se infectaron por vía heterosexual o parenteral, y en los inmigrantes, sobre todo los que provienen de Latinoamérica y el Africa Subsahariana.

El estudio del Hospital Ramón y Cajal será presentado en el III Congreso Nacional GeSIDA, que se celebrará en Sevilla desde el 8 hasta el 11 de noviembre y que congregara a más de 400 investigadores.