Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Google, obligada a pagar una multa de 346 millones de euros por anunciar farmacias ilegales

El Gobierno estadounidense llevaba dos años investigando a la compañía por la publicación de anuncios de establecimientos irregulares canadienses entre 2009 y 2003

La compañía de internet ha llegado a un acuerdo con el Departamento de Justicia estadounidense por la publicación de anuncios de farmacias canadienses entre 2003 y 2009. Google reconoce que les ayudó a publicar y optimizar la publicidad, así como mejorar la efectividad de las páginas a través de su programa AdWords. La venta de medicamentos en Estados Unidos por parte de farmacias de Canadá resultó en la importación ilegal de fármacos sin receta.

El Gobierno estadounidense investigaba desde hace dos años si Google aceptó pagos por anuncios de farmacias online canadienses destinados a clientes norteamericanos. Las leyes de Estados Unidos establecen que el dueño de una página web es responsable por la publicación de anuncios de empresas implicadas en actividades ilegales. Google no sólo tramitaba la publicidad a través de su servicio AdWords, también publicaba los anuncios en las páginas de resultados del buscador.

El fiscal norteamericano Peter Neronha explicó en rueda de prensa que la investigación, en la que también ha colaborado el Departamento de Agricultura y de Alimentación, se centró en la importación ilegal de medicamentos, ignorando los controles de calidad y seguridad. Noronha añadió que el proceso de importación contaba con la asistencia de Google, cuyos responsables conocían estas prácticas desde 2003. "Se trata de exigir responsabilidades a Google por su conducta con una penalización que llamará su atención y la de todos los que contribuyen al exceso de medicación en Estados Unidos", explicó.

Según un portavoz de la compañía, Google prohibió los anuncios de medicamentos en Estados Unidos por parte de farmacias canadienses hace bastante tiempo. "Sin embargo, es obvio que no deberíamos haber permitido la publicación de estos anuncios en un primer lugar. Dada la amplia cobertura que ya ha recibido este acuerdo, no haremos más comentarios".

Las primeras informaciones sobre un posible acuerdo entre Google y el Gobierno estadounidense surgieron el pasado 14 de abril, con la publicación del informe de beneficios de la empresa para el primer cuatrimestre de 2011. En él aparecía por primera vez la cantidad de 500 millones de dólares (346 millones de euros), como un "cargo relacionado con la posible resolución de la investigación del Departamento de Justicia".

En 2010, mientras avanzaba la investigación, Google se defendió con un comunicado en su página oficial, en el que afirmaba que a pesar de la prohibición de estos anuncios, las farmacias siempre encontraban otra forma de publicarlos. Entonces también presentó una demanda contra estos servicios en internet por incumplir las condiciones de uso del servicio de publicidad AdWords, gestionado por la compañía.

"Las farmacias ilegales son negativas para nuestros usuarios, para farmacias online legítimas y para toda la industria de comercio electrónico, por lo que seguiremos invirtiendo nuestro tiempo y recursos en impedir este tipo de prácticas perjudiciales", afirmó su asesor legal Michael Zwibelman.

Los 346 millones de euros que debe pagar ahora la compañía estadounidense, según ha explicado el Departamento de Justicia, constituyen una de las mayores multas en la historia del país. La cantidad equivale a los ingresos recibidos por Google como resultado de los anuncios contratados por farmacias online a través de su programa AdWords, así como los ingresos obtenidos por las farmacias gracias a las ventas a clientes norteamericanos.

La empresa también reconoce en el acuerdo que asistió a los anunciantes candadienses en la gestión de la publicidad y acepta la responsabilidad. Google deberá cumplir en el futuro con determinadas medidas de control para garantizar que no repite la misma conducta descrita en el acuerdo.

Los buscadores de internet pueden ser acusados si se benefician de actividades ilícitas. Según explicó The Wall Street Journal, Google, Microsoft y Yahoo ya pagaron conjuntamente una multa de casi 22 millones de euros en 2007 por aceptar anuncios de páginas de apuestas ilegales.