Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La violencia sexista se cobra dos vidas en Hernani y Zaragoza

Una de las mujeres denunció hace un mes los insultos de su presunto asesino

La violencia machista ha rebrotado con especial virulencia este fin de semana. Dos mujeres han sido asesinadas en Hernani (Guipúzcoa) y Zaragoza. Presuntamente, la primera fue acuchillada por su expareja y la segunda murió estrangulada a manos de su pareja, según las primeras investigaciones policiales. Con estos dos casos, son ya 31 los crímenes machistas ocurridos en lo que va de año.

El crimen de Hernani se produjo pasadas las 5.30 de la mañana de ayer, cuando Rosario Román, de 55 años, y su hija Yolanda, de 30, se disponían a tomar un taxi en una céntrica calle de la localidad guipuzcoana junto a una amiga. Acababan de salir de un bar cercano y habían decidido marcharse a su domicilio, situado en un barrio de las afueras de la localidad. Al no haber un taxi en la parada, subieron a esperar a la casa de la citada amiga, desde donde vieron al presunto asesino "dormido en un banco".

Víctimas mortales

Crímenes. En lo que va de año, 31 mujeres han muerto asesinadas por sus parejas o exparejas. Son dos mujeres menos que el año anterior.

Denuncias. Ocho de las mujeres asesinadas habían denunciado a sus maltratadores. Pero solo cuatro de ellas tenían una orden de protección en vigor en el momento del crimen.

Perfil. El 76% de las víctimas mortales de 2011 eran españolas. Un porcentaje que se repite con el perfil de los agresores.

Con estos asesinatos son ya 31 los crímenes machistas en lo que va de año

Minutos después, bajaron de nuevo a la parada. En ese momento, la expareja de la mujer, Fredy Apolo, las agredió con un arma blanca. Rosario falleció tras recibir varias cuchilladas. Un testigo socorrió a la mujer taponándole una herida en el tórax para intentar cortar la hemorragia, sin éxito. La hija fue trasladada al Hospital Donostia de San Sebastián herida por el cuchillo, aunque su vida no corre peligro.

El presunto asesino, un ecuatoriano de 42 años que mantuvo una relación afectiva durante siete años la mujer, estuvo fugado durante horas, pero pasadas las 14:00 fue detenido por la Ertzaintza en la misma localidad, después de que un agente estableciera contacto telefónico con él y le convenciera para entregarse.

Según Interior, Fredy tenía un expediente abierto en 2007 por episodios anteriores de violencia machista. En 2009, la Ertzaintza añadió un nuevo caso y, hace un mes y medio, Rosario denunció ante la policía vasca haber sido objeto de insultos por parte de su expareja.

Rosario tenía tres hijos de una relación anterior y trabajaba como cocinera en la Policlínica de San Sebastián. Se ha convertido en la segunda víctima mortal de la violencia machista en Euskadi en lo que va de año, tras la muerte el pasado 16 de junio en Durango de una mujer que cayó a la calle desde la ventana de una nave industrial, presuntamente empujada por su pareja.

Tanto el Ayuntamiento de Hernani, como las Juntas Generales de Guipúzcoa o Emakunde condenaron el asesinato y pidieron a los ciudadanos a asistir hoy a una concentración a las 20:00 para mostrar su repulsa por el crimen.

La mujer fallecida en Zaragoza tenía 28 años y fue estrangulada en la madrugada de ayer. El presunto autor es su pareja, de 30 años, que fue detenido por la policía. Sobre la 1.30, la Policía acudió a la llamada de auxilio de varias personas que afirmaban que en un domicilio de un céntrico barrio de la capital aragonesa, había una mujer tendida en el suelo, con signos claros de violencia y los labios amoratados.

La policía encontró a A. P. C. T. muerta y con claros signos de haber sido estrangulada. El aviso lo había dado el hijo de la mujer, de 10 años, a un familiar. Éste aseguró que les oyó discutir y que el hombre se había marchado de casa. Una hora y media más tarde, a las 3:00, la policía localizó a la pareja de la fallecida, que se entregó a los agentes. El hombre, L. E. C. S., ecuatoriano como la víctima, pasará hoy a disposición judicial. La mujer no había denunciado malos tratos.