Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El precio del CO2 se hunde un 9,8% en medio de las dudas en la UE

Día negro en el mercado de emisiones, que cae un 20% en una semana.- El exceso de cuota repartida y la incertidumbre sobre la lucha contra el cambio climático empujan a la baja

El precio del CO2 se hunde un 9,8% en medio de las dudas en la UE
EL PAÍS

El mercado de CO2 vive su particular Lehman Brothers. En la mayor caída registrada, el drecho de emisión cayó hoy un 9,78%, hasta los 13,01 euros, según la bolsa Sendeco2. En la última semana la bajada suma un 20% arrastrado por una suma de factores.

Las causas del batacazo son múltiples: el bloqueo polaco al plan de la UE de recortar las emisiones, la nueva directiva de eficiencia que hará que sobren más derechos de emisión, la bajada del precio del petróleo y la última adjudicación europea de derechos para, irónicamente, impulsar la energía renovable. Sobre todo ello sobrevuelan las dudas sobre el controvertido comercio de derechos de emisión de la UE.

El director de Sendoco2, Ismael Romeo, explica que no hay una sola causa: "Hay dudas sobre Grecia, que las eléctricas temen que sobe CO2 y no compran, que la directiva de eficiencia hará que sobren más derechos y que el petróleo baja de precio".

El sistema europeo, creado en 2005, impone a unas 11.000 fábricas un límite de CO2. Sus Gobiernos les asignan los derechos de CO2 y pueden vender el excedente o comprar lo que les falta. Con la crisis, la producción ha sido mucho menor y esto ha supuesto una lluvia de millones. El año pasado en España, el sector del cemento obtuvo un exceso de asignación de 11,75 millones de toneladas de CO2, según la empresa Factor CO2. Al precio de hoy (tras el desplome), esto supone que el sector acumula derechos valorados en 152 millones. La directiva de eficiencia que propuso la Comisión el miércoles impone severas medidas de ahorro energético a las industria. Esto aumentará el exceso de CO2 y siembra más incertidumbre sobre el comercio de derechos.