Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un laboratorio francés mantuvo un fármaco con efectos mortales en 500 casos

El laboratorio francés Servier, que comercializó el fármaco para la diabetes Mediator, que causó la muerte de 500 a 2.000 personas, conocía los efectos nocivos desde mediados de los noventa y, pese a ello, no lo retiró del mercado. El medicamento se prohibió en 2009. En España se retiró en 2005, sin causar víctimas. Las revelaciones publicadas ayer por Le Monde salpican de pleno al laboratorio Servier.

Un estudio de su filial británica que se remonta a 1993 ya establecía que, una vez absorbido por el organismo, el medicamento dejaba un componente considerado peligroso por sus efectos secundarios. El laboratorio desmiente en bloque las acusaciones.

Los investigadores B. H. Gordon y P. W. Vis entregaron en septiembre de 1993 las conclusiones de un estudio con seis voluntarios sobre el benfluorex, nombre científico del medicamento. Los científicos concluyeron que entre los metabolitos que aparecen tras la absorción del fármaco se encuentra la norfenfluramina.

Esta molécula es también el compuesto obtenido en el organismo tras la toma de otros dos productos de Servier, el Ponderal y el Isoméride, retirados del mercado apenas dos años después, en 1995, por causar hipertensión arterial pulmonar, origen de insuficiencias cardiacas. Esto no impidió que el laboratorio siguiera comercializando el Mediator. En 2008, en documentos destinados a sus delegados médicos, la farmacéutica seguía afirmando que la tolerancia cardiovascular del medicamento era "satisfactoria".

El diario francés señala también que el laboratorio no comunicó los resultados del estudio de la filial británica al centro de vigilancia encargado por la Agencia Francesa de Seguridad Sanitaria de Productos de Salud (Afssaps) entre 1995 y 1998 del caso del Mediator. Tampoco informó a los médicos sobre los aspectos más peligrosos. En una nota científica destinada a los médicos interesados por el producto, en el capítulo de tolerancia cardiovascular solo cita un "caso aislado de valvulopatía publicado en España sin que la relación de causa efecto con el medicamento se haya establecido" y obviando que entonces fue retirado del mercado español. Tampoco menciona los siete casos declarados en Francia entre 1999 y 2007.

"La ciencia no estaba lo suficiente avanzada en 1995 como para que lo supiéramos", aseguró a la agencia France Presse Lucy Vincent, una portavoz del laboratorio. "Se llevan a cabo estudios de forma regular, pero hay que discutir sobre las conclusiones que saca el diario Le Monde", añadió.

"Esto confirma lo que ya sabíamos, es decir, que el laboratorio Servier no ha dudado a la hora de esconder la verdad para vender sus productos hasta el final y para engañar a la Afssaps", reacciono por teléfono Dominique Michel Courtois, presidente de la Asociación de Victimas del Isoméride y el Mediator. "Hay toda una serie de estudios que advertían del peligro y que se han ignorado", añadió.

El Mediator fue comercializado en Francia entre 1976 y 2009. Al menos dos millones de personas fueron tratadas con este fármaco, que era sobre todo utilizado para reducir el apetito y así bajar de peso. En España, fue retirado del mercado en 2003, cuando solo lo consumían unas 450 personas.

Más información

  • El medicamento para la diabetes Mediator se prohibió en España en 2009