Un estudio de la UE pide que el matrimonio forzado sea delito

El trabajo, dirigido por la catedrática de la Universidad Autónoma de Barcelona Teresa Feixes, analiza la legislación y la jurisprudencia española

Un estudio subvencionado con fondos de la Unión Europea pide que el matrimonio forzado sea considerado un delito en España. "Para poder perseguirlo ahora hay que usar otros delitos de cobertura", explica Teresa Freixes, catedrática de Derecho Constitucional de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y responsable del estudio junto a cuatro personas más.

En la actualidad este tipo de matrimonios se persiguen a través de las agresiones y la violencia que suelen llevar aparejadas. El Congreso ya pidió el pasado 3 de mayo a través de una proposición no de ley que el Gobierno modifique el Código Penal para incluir el enlace forzado como delito específico. En países como Reino Unido, Francia, Noruega, Bélgica o Alemania ya lo es.

El estudio, presentado esta mañana, analiza la legislación, la jurisprudencia y la práctica administrativa española sobre violencia de género, contra la infancia y contra la orientación sexual. Cada uno de los 27 países de la Unión Europea (UE) ha elaborado el suyo. El objetivo es conseguir que las posibles víctimas tengan una protección similar en cualquier país miembro.

España debe mejorar también en la persecución de delitos graves cometidos por nacionales en el extranjero, como el turismo sexual, o profundizar en la aplicación de la ley que pena ya los delitos por orientación sexual. La Ley integral contra la Violencia de Género o el tratamiento de la Mutilación Genital Femenina (considerada delito) son dos de los puntos más valorados del marco español.

La Comisión Europea tiene ahora los informes en su poder, que suelen usarse para promover iniciativas legislativas, según ha contado Freixes, "Proponemos usar más el método abierto de coordinación, que los gobiernos se pongan de acuerdo y promueva leyes similares", ha añadido.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS