La Ley de la Ciencia consigue el apoyo unánime del Senado

La nueva norma podría ser aprobada en el Congreso el 12 de mayo.

El Senado ha aprobado hoy por unanimidad el proyecto de ley de la ciencia, la tecnología y la innovación, un texto, según los parlamentarios, mejorado y que está a un solo paso de ser aprobado definitivamente en el Congreso de los Diputados.

Después de más de dos años desde que se hiciera el primer borrador de esta ley, la Cámara Alta ha dado su visto bueno a una norma que sustituirá a la de 1986 y que, según fuentes parlamentarias, podría ser aprobada en el Congreso el 12 de mayo.

Para llegar a este consenso en torno al proyecto de ley, los grupos han acordado la retirada de aquellas enmiendas sobre las que no se ha llegado a un acuerdo y han impulsado seis enmiendas transaccionales,

Más información
Más que un parche para la ciencia
La nueva ley de la ciencia, aprobada por amplio consenso en el Parlamento

aprobadas todas ellas también por unanimidad. Entre las transaccionales, hay una sobre la base de una enmienda de Entesa Catalana de Progés y otra del PP sobre contratación. En ella se señala que los programas de ayudas a la investigación que impliquen tareas de investigación en régimen de prestación de servicios deberán establecer la contratación laboral de sus beneficiarios por parte de las entidades a las que se adscriban.

Otra de las transaccionales aprobadas apuesta por impulsar la transferncia y la cooperación entre las distintas áreas del conocimiento y la formación de equipos multidisciplinares. Sobre la base de una enmienda de CiU, el Senado ha acordado, además, añadir un cambio en cuanto a la contratación de investigadores en las universidades públicas, que podrán contratar cuando sean preceptoras de fondos cuyo destino incluya la contratación de personal investigador o para el desarrollo de sus programas propios de I+D+i (esto último es lo novedoso).

Además, los grupos, "satisfechos y orgullosos" del consenso y el trabajo, han pactado la presentación de una moción para revisar la ley de mecenazgo antes del fin de la legislatura, que incluya, entre otros, la regulación de la fiscalidad para la promoción de la I+D+i.

En el debate, el senador del PP José Antonio Rubio ha indicado que, aunque la ley "no es perfecta", se ha trabajado por mejorarla, y "todos hemos hecho importantes renuncias", y Antonio Alarcó, también popular, ha resaltado que se haya "dejado a un lado la ideología".

El senador socialista Luis Miguel Salvador ha dicho que el proyecto consigue una carrera profesional clara y predecible, y Yolanda Vicente, del mismo grupo, ha aseverado que impulsa el cambio del modelo económico, lo que supone un "antes y después". Rosa Nuria Aleixandre, de CiU, ha lamentado que la ministra Cristina Garmendia no estuviera en el pleno y ha señalado que el país puede estar "contento" porque, aunque el proyecto no es "tan ambicioso como lo deseado, sí es una buena ley de ciencia".

Por su parte, la portavoz de Entesa en la Comisión de Ciencia, María Josefa Celaya, ha calificado la ley de "verdadero pacto de estado" para situar el conocimiento en el núcleo del desarrollo. El más crítico con la ley ha sido el portavoz de ICV (Entesa), Jordi Guillot, que ha criticado su falta de previsión económica y que "siga

manteniendo la precariedad laboral". IU e ICV, si bien no tienen representación en la comisión del Congreso

en la que fue en su día debatida y votada la ley, rechazaron el texto porque empeoraba la carrera investigadora. Hoy Guillot ha creído que lo más oportuno era negociar -ha conseguido transaccionar cuatro enmiendas en el pleno y tres en comisión-, y ha reconocido pasos pero sigue siendo "un interrogante el contrato y el acceso a la carrera investigadora, porque no permite captar, fidelizar y estabilizar investigadores".

Desde el Grupo Parlamentario Senadores Nacionalistas, Miren Lore Leanizbarrutia, ha remachado que invertir en ciencia es invertir en "generción de economía".

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS