Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La estrella más fría que se conoce

Es una enana marrón que forma parte de un sistema doble y que tiene una temperatura superficial de solo 100 grados centígrados

Toda la actualidad científica en la sección de Ciencia de EL PAÍS
Ilustración de las dos enanas marrones muy frías.
Ilustración de las dos enanas marrones muy frías. ESO/L. CALÇADA

Unos astrónomos han encontrado la estrella más fría conoce, con la temperatura de una taza de te recién hecho, dicen ellos mismos. Son unos cien grados, que puede parecer mucho, pero no es casi nada en comparación, por ejemplo, con los aproximadamente 5.500 grados centígrados del Sol. En realidad no es una estrella de pleno derecho, reconocen los científicos, porque se trata de una enana marrón, un astro fallido que no ha juntado suficiente materia para que la presión en su interior para mantener de forma continuada las reacciones de fusión del hidrógeno por las que brillan las estrellas normales. Y no es un cuerpo solitario, sino que forma parte de un sistema doble de enanas marrones denominado CFBDSIR 1458+10, ambas muy frías, pero una de ellas (CFBDSIR 1458+10B) bate el record.

"A tan bajas temperaturas esperamos que las propiedades de esta enana marrón sean diferentes de las de otras conocidas hasta ahora y que se parezcan mucho más a los exoplanetas gigantes; incluso podría tener nubes en su atmósfera", comenta Michael Liu, científico de la Universidad de Hawai y líder de la investigación, publicada en la revista Astrophysical journal, según informa el Observatorio Europeo Austral (ESO). También la pareja CFBDSIR 1458+10ª, es muy fría, pero no tanto.

Dos de los mayores telescopios del mundo (uno del conjunto VLT del ESO, en Chile, y el Keck II, en Hawai), así como un tercero de menor tamaño del espejo (el Franco-Canadiense, también de Hawai) han permitido a los astrónomos descubrir el sistema binario, medir a qué distancia está y medir su temperatura (con un espectrógrafo avanzado del VLT, informa el ESO). CFBDSIR 1458+10 está a unos 75 años luz de la Tierra y a las dos enanas marrones la separa una distancia de aproximadamente tres veces la distancia de la Tierra al Sol (150.000 millones de kilómetros).

Los astrónomos calculan que este par de enanas marrones están en órbita una de otra con un período de unos 30 años, pero señalan que necesitan hacer más observaciones para investigar las propiedades del sistema, incluso para determinar la masa de ambos cuerpos, pero tardarán un tiempo.

La búsqueda de objetos fríos en el cielo es uno de los temas candentes en astronomía, comentan los expertos del ESO. Recientemente, el telescopio espacial Spitzer, de la NASA, ha permitido identificar dos astros muy tenues que también podrían aspirar al record de frío en enanas marrones, pero en este caso la temperatura no se ha medido aún con precisión.

Más información

  • Es una enana marrón que forma parte de un sistema doble y que tiene una temperatura superficial de solo 100 grados centígrados