Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Intermón presenta un ERE para el 18% de la plantilla

La caída de socios, ingresos públicos y ventas de comercio justo llevan a la ONG a prescindir de 90 trabajadores.- La dirección afirma que los recortes no afectarán a las misiones en el exterior

El sector no lucrativo está en crisis. A los recortes en la ayuda pública al desarrollo se unen ahora los de las plantillas de las ONG. La dirección de Intermón Oxfam va a presentar en los próximos días un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que afectará a 90 de sus 500 empleados, un 18% de la plantilla. La ONG con sede en Barcelona y matriz en Londres no ha logrado, pese a la política de recortes iniciada en 2007, sortear el ERE tras registrar una caída de los ingresos del 3%.

"Intermón", ha explicado a este periódico su directora general, Ariane Arpa, "es víctima de la crisis". Arpa ha aclarado que el ERE se ceñirá al personal de España y no al destinado en el terreno ni a sus misiones. No obstante y según informa la organización, el ERE irá acompañado de un recorte del 10% de la jornada laboral para cortar gastos.

"Siguen creciendo las necesidades en el Sur", ha manifestado Arpa en conversación telefónica, "y siguen creciendo los gastos debido a la inflación". Pero los ingresos de la ONG tiran hacia abajo. Dicho en plata, según argumenta Intermón: pese a que la caída de los ingresos privados (donaciones y socios) ronda tan solo el 1%, los costes por el alza de los precios y el retroceso de la ayuda oficial ha trastabillado el trabajo de la ONG.

Según los datos facilitados por Intermón, el número de bajas de socios ha estado por primera vez en enero por encima de las altas. Un descenso significativo a tenor del peso que los socios (180.000 en la actualidad) tienen en los ingresos de la ONG. Tres vías vertebran ese flujo: subvenciones públicas, cuotas/donaciones y comercio justo. La primera supone un 30% de los ingresos, mientras que las otras dos juntas rellenan el 70% restante. Un trozo de la tarta, no obstante, que los socios alimentan en un 90%.

Cifras al margen, la tendencia durante los últimos cuatro años ha mostrado, según dibuja la organización, a un socio que de mantener la cuota e incluso hacer aportaciones extraordinarias en campañas de emergencia ha pasado simplemente a renovar su asignación o, en los últimos meses, a cancelarla.

"A costa de esos 90 trabajadores", ha detallado Arpa, "no vamos a cerrar ninguno de los proyectos" que la ONG tiene en el exterior. Según la directora general, la plantilla ha acogido "con gran preocupación" la noticia que, sin embargo, conocían desde antes de Navidad. La ONG emprendió un plan de recorte de gastos en 2007 que, cuatro años después, ha reducido un 15% los gastos operativos. Desde entonces, la plantilla ha permanecido congelada salvo para acometer la emergencia del terremoto de Haití.