Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El hombre que habla a las máquinas

El matemático Donald E. Knuth gana el Premio Fundación BBVA Fronteras por convertir la programación informática en ciencia

Toda la actualidad científica en la sección de EL PAÍS

El Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento en la categoría de Tecnologías de la Información y la Comunicación ha sido concedido en su tercera edición al matemático estadounidense Donald E. Knuth , por "hacer de la programación informática una ciencia introduciendo técnicas matemáticas para el análisis riguroso de los algoritmos", señala el acta del jurado. Además, "aportó elegancia al promover la escritura de un código de programación sencillo, compacto y comprensible de forma intuitiva".

La obra de Knuth El arte de programar ordenadores sistematiza la manera en que los humanos hablan con las máquinas. Referencia absoluta en el área, su primer volumen se publicó en 1968. Está considerado "el trabajo más relevante de la ingeniería informática en su sentido más amplio, abarcando los algoritmos y métodos que se encuentran en el núcleo de la inmensa mayoría de los sistemas informáticos con una claridad y profundidad poco común", señala el acta del jurado que, presidido por Andrea Goldsmith, contó además con Ramón López de Mántaras, Ronald Ho, Oussama Khatib y Nico de Rooij. "Su impacto, tanto en la teoría como en la práctica, no tiene parangón".

"Pienso en crear algo bello, en que un programa de ordenador tenga estilo, elegancia y que comunique bien"

"Arte remite a algo artificial, hecho por los seres humanos en vez de por la naturaleza; pero también es una obra bella. Pienso en crear algo bello, en que un programa de ordenador tenga estilo, elegancia, y que comunique bien. Los buenos programas deben estar también bien escritos", explicó ayer Knuth por teléfono."Me gusta esta afirmación: la diferencia entre ciencia y arte es que la ciencia es algo que entendemos lo suficientemente bien como para explicárselo a los ordenadores, mientras que el arte es todo lo demás".

Knuth sentó las bases de los modernos compiladores, los programas que traducen el lenguaje de alto nivel de los programadores al lenguaje binario de los ordenadores. Los programadores pueden así escribir en lenguajes próximos a la forma de pensar de un ser humano, y su trabajo es después traducido de manera automática al lenguaje de las máquinas.

El galardonado es, además, el padre del análisis de algoritmos, esto es, del conjunto de instrucciones que se da a un ordenador para ejecutar una tarea. "Los algoritmos se encuentran en el centro del mundo digital actual, y subyacen en todo lo que hacemos con un ordenador", explica el acta. Knuth sistematizó el diseño del software y "estableció los cimientos sobre los que se construyen los programas informáticos actuales".

Knuth es también el creador de los programas tipográficos más usados hoy en día en la edición de textos científicos, TeX y METAFONT, distribuidos en código libre. Son dos lenguajes que "incorporan la estética tipográfica permitiendo a los autores confeccionar documentos con diseño de imprenta", explica el jurado.

Nacido en 1938 en Wisconsin, es desde 1993 profesor emérito de la Universidad de Stanford (EEUU), a la que se incorporó como catedrático a los 30 años. En la actualidad, ya emérito, se dedica a completar El arte de programar ordenadores, una serie de volúmenes en la que empezó a trabajar en 1962 y de la que se han publicado hasta ahora tres-en 1968, 1969 y 1973-. Precisamente el volumen 4 A se acaba de imprimir y él mismo espera recibirlo hoy, según comentó en conversación telefónica tras serle anunciado el fallo del premio Fronteras.

La peculiar personalidad de Knuth es bien conocida en la comunidad científica. Evita cualquier distracción, entre ellas el correo electrónico. Lo explica en su página web: "Soy un hombre feliz desde que no tengo correo electrónico, el 1 de enero de 1999. (...) Lo que hago me lleva muchas horas de estudio y concentración ininterrumpida. Trato de entender de forma exhaustiva ciertas áreas de las ciencias de la computación, para hacerlas accesibles a quienes no tienen tiempo para ese estudio".

Ayer aportó, por teléfono, otra descripción de su trabajo: "Consiste en distinguir entre las aportaciones [en ciencia informática] que perdurarán y las que no". Por ejemplo, "Internet cambia drásticamente cada mes, pero aún así hay cosas que están ocurriendo ahora y que seguirán siendo importantes dentro de 50 años; mi trabajo es descubrir cuáles son".

Los Premios Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento, creados en 2008 y dotados cada uno con 400.000 euros, reconocen la investigación y la creación de excelencia. Sus ocho categorías reflejan los principales retos científicos, tecnológicos, sociales y económicos del presente.