Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal pide tres años para la madre que pegó a una maestra por un bocadillo

La profesora hizo que un niño compartiera el desayuno de su prima tras olvidarlo en clase

El celo por el bocadillo de su niño podría salirle caro. La fiscalía de Granada pide tres años de cárcel a la madre que pegó a una maestra por pedirle a su hijo que compartiera el desayuno con una prima, ya que este lo había olvidado en clase, no podía dejarle ir solo y no estaba autorizada a dejar el recreo sin asistencia de un docente.

La petición fiscal se basa en que consideran la agresión de Estefacía C. F. un delito de atentado y una falta de lesiones. El juicio rápido se ha celebrado esta mañana.

La acusada, cuyo hijo cursa estudios en el colegio Federico García Lorca de la localidad de Fuente Vaqueros, dijo que pegó a la maestra sin saber que estaba al cargo de su hijo porque la tutora habitual estaba de baja. Admitió que el pasado 18 de noviembre entró en clase para preguntar por las razones de que su hijo no hubiera podido comer el bocadillo. "Se puso muy chula y me dijo que yo no mandaba allí", explicó la imputada. Entonces, cogió del pelo a la profesora y la zarandeó contra la pizarra, según ha declarado esta mañana, para "defenderse". Estefanía C.F. se ha mostrado arrepentida y ha pedido perdón. La defensa ha admitido que los hechos pueden ser constitutivos de una falta de lesiones, pero no de un delito de atentado.

La profesora, de 23 años, se encuentra de baja desde el día del suceso y ha declarado tras una mampara. Ha asegurado que cuando fue agredida se encontraba en clase con la logopeda del centro, que también ha testificado, y que la acusada no atendió a explicaciones, que ella no la tocó en ningún momento y que la amenazó con "que la iba a rajar".

En sus informes finales, el fiscal, que ha pedido la pena máxima para la acusada por atentado a funcionario público, ha señalado que lo ocurrido "no tiene justificación alguna" y que la agresora, que ya fue condenada con anterioridad por agredir a un agente, es una persona "violenta" que "se tomó la justicia por su mano".