_
_
_
_

La autopsia concluye que la niña de Zarautz murió ahogada

La niña Chaid Aisa, de 18 meses, cuyo cadáver fue hallado el pasado jueves flotando en la costa de Zarautz (Guipúzcoa) "murió por ahogamiento en el mar", aunque no se ha podido determinar si "de modo accidental o por medio de un homicidio". El viceconsejero de Seguridad del Gobierno vasco, Rafael Iturriaga, aseguró ayer que la autopsia realizada a la menor concluye que no presenta signos de violencia y que falleció ahogada.

Iturriaga ofreció estos datos a los periodistas tras participar en Zarautz en una concentración silenciosa organizada por el Ayuntamiento en solidaridad con la víctima. La Ertzaintza continúa con las investigaciones tras imputar un delito de homicidio al padre de la niña, un ciudadano marroquí de 41 años con numerosos antecedentes policiales. El principal sospechoso de la muerte de Chaid Aisa continuaba a última hora de la tarde de ayer en dependencias policiales a la espera de pasar a disposición de un juzgado de Azpeitia.

Más información
Prisión sin fianza para el padre de la niña muerta en Zarautz

Iturriaga también explicó que el padre de la menor ha dado versiones de los hechos diferentes que resultan "confusas" y "no son realmente creíbles".

Consideró "prácticamente imposible" que una niña tan pequeña pudiera trasladarse por sus propios medios desde donde su padre dice que pasó la noche (una choza situada en la ladera de un monte) hasta donde fue hallado el cadáver. La investigación prosigue por si pudiera tratarse de un caso de asesinato.

La muerte de Aisa reunió frente al consistorio zarauztarra a unas 200 personas, entre ellos el alcalde de la localidad, Jon Urien, de EA; la presidenta de las Juntas de Guipúzcoa, la socialista Rafaela Romero, y la diputada de Política Social, Maite Etxaniz, de Hamaikabat, entre otros.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_