Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Llamazares da por fracasado el pacto de Estado por la sanidad

Los grupos parlamentarios no han conseguido ponerse de acuerdo después de dos años

El presidente de la Comisión de Sanidad, Gaspar Llamazares (IU), ha dado por fracasado el intento de alcanzar un pacto de Estado para salvaguardar la viabilidad del sistema sanitario. Llamazares ha anunciado la situación después del último intento de los representantes políticos por acordar un primer texto de trabajo.

La propuesta para alcanzar un pacto de Estado para asegurar la viabilidad económica del sistema sanitario público, que consume más del 30% de los presupuestos autonómicos, fue llevada al Congreso por IU y CiU en esta legislatura (y en la anterior también), con el apoyo del PP. El objetivo era copiar el modelo del Pacto de Toledo para las pensiones.

El objetivo era buscar vías para acabar con el déficit crónico de los sistemas sanitarios desde que el PP concluyera las transferencias en 2002. Se calcula -no hay datos cerrados- que esta falta de financiación llega a los 12.000 millones. Hasta ahora, lo que había hecho el Gobierno en dos reuniones con las comunidades autónomas -las famosas Conferencias de Presidentes- fue acordar aportaciones extra por importe de más de 3.000 millones para ayudarles a enjugar el déficit, pero este sistema de parches no satisface a nadie. Por eso el Congreso inició hace dos años un debate para establecer las líneas generales de un pacto. Por la subcomisión correspondiente han pasado todos los interlocutores que son alguien en el mundo sanitario, desde los grupos profesionales hasta los industriales. Todo ese trabajo se ha quedado en agua de borrajas por la imposibilidad -que ha ido en aumento según se acerca la fecha de los próximos comicios- de llegar a un texto de consenso. Antes de verano, el anterior intento de llegar a un acuerdo fracasó porque el PP ni siquiera presentó un documento con propuestas.

Queda una posibilidad: que la iniciativa sea asumida por las consejerías de Sanidad, pero esta aproximación tiene un inconveniente: la financiación autonómica según está fijada no incluye una partida específica para sanidad, aunque esta sea la partida más cuantiosa de los presupuestos de las comunidades. De hecho, a las reuniones del Consejo de Política Fiscal y Financiera acuden los consejeros de Hacienda, no los de Salud. Y no hay acuerdo para cambiar el modelo.