Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento de Lleida vuelve a cerrar la mezquita por exceder el aforo

Agentes de la policía local han precintado sus dos puertas de acceso con cadenas y candados.- El imán dice que "rezarán donde sea"

El Ayuntamiento de Lleida, gobernado por el PSC, ha vuelto a cerrar hoy de forma provisional la mezquita de la calle del Nord, después de que en un control realizado por la Guardia Urbana a principios de mes se detectara que el local triplicaba el aforo máximo permitido, que es de 240 personas.

La orden de suspensión de la actividad de esta mezquita, la que acoge un mayor número de fieles en sus rezos diarios, se fundamenta en la ley sobre centros de culto que establece el cierre de los locales que infrinjan las normas sobre aforo y seguridad hasta que cumplan los requisitos exigidos. Agentes de la policía local han precintado sus dos puertas de acceso con sendas cadenas y candados. El alcalde de Lleida, Ángel Ros, ha apuntado que esta vez la mezquita podría ser clausurada por un tiempo superior o incluso de forma definitiva.

El pasado día 5, la Guardia Urbana levantó un acta de infracción tras comprobar que al último rezo del día asistieron 612 fieles, cuando la capacidad del local -un antiguo garaje de camiones situado en los bajos de un edificio de viviendas- es de 240 personas. Ésta es la segunda vez en los últimos meses que el Ayuntamiento de Lleida cierra la mezquita que dirige el imán Abdelwahab Houzi, de tendencia salafista, por el mismo motivo. En aquella ocasión el número de personas que rezaba en su interior quintuplicaba lo permitido. El local pudo abrir al culto el 9 de agosto después de haber permanecido precintado 15 días y de que la comunidad islámica se comprometiera en el escrito de alegaciones a efectuar un control estricto del aforo.

Por su parte, el imán Abdelwahab Houzi ha asegurado hoy, tras conocer la nueva orden de cierre del templo por exceso de aforo, que su comunidad presentará alegaciones contra esta segunda clausura y que, al quedarse sin local, "rezarán donde sea".