Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Primer vuelo de Cri-Cri, un avión eléctrico

La nueva aeronave es acrobática, tiene cuatro motores y funciona con baterías

Cri-Cri, el primer tetramotor completamente eléctrico, ha efectuado su vuelo inaugural en el aeropuerto de Le Bourget (cerca de París). El avión, que fue presentado en este mismo escenario el pasado mes de junio, despegó a las 11.12 y regresó a tierra a los siete minutos.

Durante el despegue y el ascenso no se produjeron vibraciones ni complicaciones y la maniobrabilidad fue excelente, informa la empresa EADS , que ha desarrollado el nuevo vehículo acrobático a través de su filial Innovation Works y con la empresa Aero Composites Saintonge y la asociación Green Cri-Cri.

Todos los sistemas funcionaron bien. "El aparato se desplaza con suavidad y es mucho menos ruidoso que un avión con propulsión convencional", comentó Didier Esteyne, el piloto que estrenó el Cri-Cri. "Este es sólo el comienzo, todavía nos queda mucho por aprender. Las maniobras acrobáticas podremos empezarlas tras realizar cinco horas de vuelo y 15 aterrizajes".

No se espera que en un futuro cercano, las baterías sean capaces de propulsar aviones de gran tamaño. "Cri-Cri es un demostrador de bajo coste que sirve para integrar sistemas basados en tecnologías eléctricas a fin de apoyar proyectos como nuestro concepto de propulsión híbrida para helicópteros", declaró Jean Botti, Director Técnico de EADS. "Esperamos obtener con él mucha información útil sobre este proyecto".

Este aparato reúne, según explica EADS, numerosas tecnologías innovadoras, como las estructuras ligeras en materiales compuestos -que hacen posible reducir la masa y compensar el sobrepeso de las baterías-, los cuatro motores eléctricos sin escobillas, de hélices contrarotatorias - que se encargan de suministrar propulsión sin emitir dióxido de carbono con una considerable reducción de ruidos con respecto a los motores térmicos-, y las baterías de litio. Tiene 30 minutos de autonomía a 110 kilómetros por hora en vuelo de crucero, 15 minutos de autonomía en vuelo acrobático (con picos de velocidad de 250 kilómetros por hora y una velocidad de ascenso de aproximadamente 5,3 metros por segundo).