Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

El Eurobarómetro y la efectividad de la ley del tabaco en España

El pasado mes y justo unos días antes del día mundial contra el tabaquismo, que se celebra el 31 de mayo, se hicieron públicos los datos del último Eurobarómetro sobre tabaco referido al año 2009. Inmersos como estamos en la reforma de la ley del tabaco, los medios de comunicación ya se han hecho eco del aumento de la prevalencia de fumadores en España con respecto al Eurobarómetro del año 2006 (34% en el año 2006 frente al 35% en el año 2009).

Desde un punto de vista epidemiológico, esteaumento de la prevalencia del consumo de tabaco no es estadísticamente significativo. Pero algunos medios de comunicación, parte de la opinión pública y ciertas personas generadoras de opinión han vuelto a cuestionar la efectividad de la ley 28/2005 de medidas sanitarias frente al tabaquismo.

Sin embargo, esta prevalencia de tabaquismo en la población española no pone en duda la efectividad de la ley, y concuerda con los resultados de otros estudios y encuestas. Según la monografía del Grupo de Trabajo sobre Tabaquismo de la Sociedad Española de Epidemiología la tendencia mantiene el mismo comportamiento que se venía observando antes de la entrada en vigor de la ley, como se esperaba por la experiencia de otros países con leyes más o menos similares.

A la hora de evaluar el impacto de la ley del tabaco no debemos olvidar que su objetivo principal era reducir la exposición al humo ambiental del tabaco de las personas no fumadoras. En este sentido, el Eurobarómetro, aparte de los datos de prevalencia de consumo de tabaco en Europa y los estados miembros, también proporciona resultados sobre exposición al humo del tabaco en el trabajo y en el tiempo libre. Los resultados más destacados del último Eurobarómetro señalan que el 23% de la población europea está expuesta al humo del tabaco en el lugar del trabajo, mientras que en España

declara estar expuesto al humo del tabaco el 41% de la población. Además, España está en cabeza de los países europeos con menos restricciones de fumar en los lugares públicos, y está entre los países con mayor exposición al humo del tabaco en bares y restaurantes, con una proporción de expuestos superior al 85%, mientras que a nivel europeo esta prevalencia no supera el 40%, según los mismos datos del Eurobarómetro.

Estos resultados sobre exposición al humo del tabaco coinciden con los constatados en la literatura científica que ponen de manifiesto que la actual ley española es una ley incompleta en términos de protección de la salud de los no fumadores, debido a las conocidas excepciones en el sector de la hostelería. Por ello el impacto de esta regulación en términos de exposición al humo del tabaco ha sido parcial. Estas excepciones han cristalizado en el ámbito internacional en el ya llamado "modelo español", que está siendo utilizado por la industria tabaquera y parte del sector hostelero para entorpecer el establecimiento de prohibiciones totales de espacios libres de humo del tabaco allende nuestras fronteras, como ya ha sucedido en países europeos (Austria, Grecia, Dinamarca, Portugal) y americanos (Chile, México, Perú, Argentina, Brasil).

En la actualidad, el sector de la hostelería y la industria tabaquera siguen actuando de "lobby" oponiéndose a este endurecimiento, alegando que es una medida poco aceptada por la población y que conllevará grandes pérdidas económicas en el sector. Estas alegaciones distan mucho de la realidad, como se ha podido constatar en los resultados de las últimas encuestas y estudios epidemiológicos realizados, donde se ha encontrado que el apoyo a las restricciones de fumar se ha mantenido o incluso ha aumentado en la población general después de la entrada en vigor de la ley. También, un reciente estudio en trabajadores del sector de la hostelería españoles ha encontrado que el apoyo tras la entrada en vigor de la ley ha aumentado, y que dos tercios de estos trabajadores están a favor de la actual ley y de acuerdo con extender la prohibición del consumo de tabaco a bares y restaurantes.

Por otro lado, otros países de Europa con leyes más restrictivas que la española no han observado ninguna pérdida económica en el sector de la hostelería, tal y como auguraba y sigue manteniendo el sector hostelero y la industria tabaquera con la ampliación de la actual ley. Otro solvente informe científico de la Asociación de Economía de la Salud concluye que la restricción de fumar sin excepciones en la hostelería no causaría reducción alguna en la frecuentación de bares y restaurantes en nuestro país.

En estos momentos en que se está debatiendo en el congreso los posibles cambios de la ley del tabaco en España, se debería hacer una correcta interpretación de los resultados de las encuestas de opinión -como el Eurobarómetro- para no crear más confusión en los debates parlamentarios y de opinión previos a la modificación de la norma.

Por último, desde el ámbito sanitario en general, y de la salud pública en particular, debemos fomentar el cambio de la actual ley del tabaco para conseguir lugares públicos 100% libres de humo de tabaco como los 212 millones de europeos que ya gozan de este "privilegio" (www.porquenosotrosno.org). De esta manera, España cumpliría con los requisitos de la Unión Europea en cuestión de protección de la Salud y con el artículo 8º del Convenio Marco de Control del Tabaquismo de la Organización Mundial de la Salud que España ratificó hace más de un lustro.

Jose M. Martínez-Sánchez y Esteve Fernández son epidemiólogos de la Unidad de Control del Tabaquismo del Institut Català d'Oncologia-IDIBELL.